Smartphones

Ahora tendrás que dar una fotografía y tu huella digital para tener línea telefónica en México

Se avala modificación a pesar de ser cuestionable para la seguridad ciudadana

De acuerdo con el dictamen aprobado este martes, que modifica la Ley Federal de Telecomunicaciones y la Ley de Radiodifusión, a partir de ahora cualquier persona que decida adquirir una línea de teléfono móvil en México deberá entregar casi todos sus datos personales al estado y a las empresas de telefonía.

La recopilación de datos incluye no solo información de identificación, sino también datos biométricos como huellas digitales y fotografías del rostro; además de datos detallados del domicilio del propietario de la línea telefónica, datos del concesionario de telecomunicaciones, esquema de contratación de la línea, y si esta es de postpago o prepago.

¿En qué consiste el nuevo padrón?

Con 54 votos a favor, 49 en contra y 10 abstenciones, el pleno del Senado aprobó en lo general el Padrón Nacional de Usuarios de Telefonía Móvil. El registro estará compuesto por el número de serie de la tarjeta SIM y la información personal del dueño de esta. El argumento para realizar esta modificación a la ley es disminuir los delitos relacionados con el uso de teléfonos celulares.

La información almacenada por el Instituto Federal de Telecomunicación (IFT) es de carácter obligatorio, pues de lo contrario, se especifica que se cancelaran las líneas telefónicas. Cabe decir que también se menciona que los encargados de recopilar la información serán las operadoras telefónicas.

Efectos colaterales del padrón

Esta reforma fue discutida desde marzo de este año, a pesar de que con anterioridad existió en el sexenio de Felipe Calderón un padrón similar conocido como Registro Nacional de Usuarios de Telecomunicaciones (RENAUT). Sin embargo, este proyecto fue eliminado debido al bajo registro de usuarios; y hay que agregar que existió un aumento los delitos de extorsión y secuestro en 40% y 8%, respectivamente.

Según organizaciones especializadas, no hay pruebas tangibles de que el registro pueda disminuir los delitos con los que se relaciona. De modo contrario, puede haber efectos colaterales negativos, como un acceso más complicado a los dispositivos para la población marginada, facilidad para culpar a alguien por un delito no cometido o que la información termine en manos equivocadas.

“Recordemos lo ocurrido con el Registro Nacional de Usuarios de Telefonía Móvil (Renaut), la base de datos de la que se supo se encontraba a la venta en Internet a sólo dos meses de ser conformada. Ni las autoridades ni los concesionarios en materia de telecomunicaciones están capacitados para manejar ese cúmulo de información; además, las disposiciones de la Ley Federal de Telecomunicaciones relacionadas con la obligación de instaurar y mantener el Renaut constituían una violación flagrante a las libertades y a los derechos individuales de los gobernados”.

La anterior es una declaración hecha por Ricardo Monreal en 2011, no obstante diez años después el senador y su grupo parlamentario han votado a favor del padrón.

¿Qué sigue ahora?

Conforme lo establecido, alrededor de 126 millones de usuarios tendrán dos años para registrar su huella dactilar y facial para poder tener una línea telefónica, de lo contrario la línea serán cancelada o podrán ser acreedores a una multa.
A pesar de que la reforma ya fue enviada al Ejecutivo para su publicación en el Diario Oficial de la Federación (DOF), integrantes de partidos como PAN, PRI, PRD y Movimiento Ciudadano anunciaron que impugnarán la reforma ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación, dado que sostienen, vulnera los derechos humanos de los ciudadanos.

¿Qué te parece esta noticia? ¡Déjanos tus comentarios!

Tags:

Deja tu comentario

Nuevo

  • Nuevo

  • Lo Mejor

Subir