Ciencia

Un pueblo en Australia es atacado por una invasión de plantas

¡Santas hierbas, Batman!

Wangaratta, un pueblo rural de Australia ha sido invadido por una planta rodadora (Panicum effusum) a la que se le conoce como “pánico peludo” debido a que parece pelo de algún tipo de animal y ciertamente está causando pánico a los residentes de este pueblo. Este tipo de planta es muy común en Australia y todos los años, los habitantes del lugar tienen que luchar contra las grandes cantidades de hierba que se acumulan en sus casas, pero según los residentes, este año ha sido el peor de todos.

Algunos habitantes del pueblo dicen que este año, las plantas han inundado sus cocheras, entradas, jardines, ventanas, patios traseros y ha llegado hasta los techos de sus casas. Algunos de los vecinos del lugar se sienten frustrados pues han pasado hasta 8 horas tratando de remover la hierba, pero estas plantas no se dan por vencidas fácilmente y al día siguiente las casas se ven invadidas por una nueva ola de pánico peludo. “Es física y mentalmente agotador” afirma Pam Twitchett, una de las residentes del pueblo.

Matt Thewlis, otro de los habitantes del pueblo acudió al ayuntamiento argumentando que las cantidades de hierba que se acumulan en las casas son un peligro de incendio potencial, pero el ayuntamiento lanzó un comunicado diciendo que las notificaciones de peligro de incendio, sólo se pueden emitir a personas que mantengan grandes pilas de ramas secas o pastos muy altos sin atender dentro de sus propiedades, lo cual no aplica para el caso de la hierba rodadora. El ayuntamiento afirma que no hay mucho que puedan hacer, pero mandarán personal para ayudar a los residentes a despejar sus propiedades.

La idea de juntar toda la hierba para alimentar ovejas suena bien en teoría, pero fue rápidamente descartada debido a que un exceso de ingesta de esta planta puede provocarle a las ovejas una infección bacteriana conocida como “gran cabeza amarilla” que afecta la piel y termina por causar dolorosas ampollas, inflamaciones y perdida de pelo en las cabezas de los animales que la consumen.

Lo único que los habitantes de Wangaratta pueden hacer es seguir limpiando sus hogares y esperar a que la invasión peluda pase pronto.

Deja tu comentario

Nuevo

  • Nuevo

  • Trending

  • Lo Mejor

Subir