Desempleo tecnológico: la carrera contra la automatización

Analizamos una importante contradicción del capitalismo

En un discurso en el American Enterprise Institute, ubicado en Washington, D. C., Bill Gates aseguró que los sistemas de automatización serán tan eficientes que ocasionarán que millones de personas pierdan su empleo.

“La sustitución mediante software, ya sea para conductores, meseros o enfermeros está progresando. Con el paso del tiempo, la tecnología reducirá la demanda de empleos, particularmente en los niveles más bajos de conocimiento y habilidad… en 20 años, la demanda laboral de una gran cantidad de habilidades será sustancialmente menor. No creo que la gente tenga [contemplado] eso en su modelo mental.”

Gates podría tener mucha razón, nuestro sistema de organización social parece no estar preparado para la contradicción del capitalismo que representa el desempleo tecnológico. El progreso de la automatización avanza a pasos agigantados mientras nuestra sociedad sigue dependiendo totalmente de un sistema de intercambio basado en labor humana para la prestación de bienes y servicios.

He aquí la contradicción del sistema: la estructura necesita el perpetuo consumo por parte de sus participantes para mantenerse saludable y sus corporaciones buscan reducir costos para brindar precios accesibles. Una manera fácil y eficiente de lograrlo es automatizar la flotilla de trabajadores, pues las máquinas no requieren descansos ni horas de comida y en algunos casos, son más eficientes que los humanos. Por otra parte, el sistema exige una constante oleada de consunción , imposible de lograr sin trabajadores que cumplan tareas de producción a cambio de dinero y que reinviertan en bienes y servicios.

Si se sustituye la labor humana, los consumidores no tendrían poder adquisitivo y sin él no se puede activar la economía mediante el consumo

Así que las empresas necesitan ganar dinero para pagar a sus empleados, quienes requieren trabajar para ganar dinero y comprar bienes y servicios. La mejor manera que tienen las compañías para aumentar sus ganancias es incrementando la producción y reduciendo costos, lo que las lleva a comprar máquinas y a despedir empleados. Cuando éstos pierden su trabajo, se quedan sin dinero para adquirir bienes y servicios, situación que disminuye el margen de ganancias de las empresas, pues cada vez hay menos consumidores con el poder adquisitivo para comprar lo que estas producen… Ad Absurdum.

El concepto del desempleo tecnológico no es nuevo. El famoso economista Maynard Keynes en su ensayo mayormente optimista titulado Posibilidades económicas para nuestros nietos, expresó su preocupación por lo que llamó una “nueva enfermedad”.

Por supuesto, como menciona David Autor, un economista del Massachusetts Institute of Technology (MIT), el hecho de que un trabajo pueda ser automatizado no significa que lo será, pues el costo relativo también es importante. Mientras que Nissan tiene una producción de automóviles en Japón que depende en gran medida de robots, no sigue el mismo sistema en India, en donde aprovechan la mano de obra local barata.

La mayoría de los economistas modernos descartan confiadamente las preocupaciones que plantea el desempleo tecnológico, pues están seguros de que, al incrementar la productividad, cualquier automatización que disminuya trabajo humano, aumentará las ganancias, lo que generará demanda por nuevos productos y servicios, que a su vez llevará a crear nuevos empleos para los trabajadores despedidos. Durante la mayor parte del tiempo, estos economistas estuvieron en lo correcto y los avances tecnológicos dieron como resultado nuevos empleos y mejor calidad de vida para una creciente cantidad de personas, pero esa teoría parece estar llegando a su fin.

El Ouroboros económico
El Ouroboros económico

Lo que esos economistas parecen no considerar es que los nuevos productos y servicios también necesitarán mano de obra que será delegada directamente a las máquinas, a fin de disminuir costos de producción e incrementar ganancias, lo que provocaría despidos y dejaría a las corporaciones con un cúmulo de bienes de bajo costo, pero sin gente con poder adquisitivo para comprarlos. De acuerdo con los que apoyan la primera idea, no hay de qué preocuparse, pues las personas desempleadas serán contratadas por una misteriosa nueva industria que aún desconocemos. Según ellos, podemos estar confiados en que esta especie de serpiente que se come la cola generará cada vez más empleos y creará nuevas industrias (aunque parecen no tener en cuenta que vivimos en un planeta de recursos finitos).

Otros especialistas tratan de desechar el problema diciendo que la población será cada vez más inteligente y que gracias a esto obtendrá diferentes y mejores empleos. Dichos profesionales ponen como ejemplo el grado de analfabetismo que había hace siglos, comparado con el de ahora. En efecto, el grueso de los habitantes del planeta tiene más conocimientos básicos y cultura en general, y la era digital ha traído consigo una oleada de nuevas profesiones, pero ¿habrá suficientes empleos para satisfacer la demanda de una población de 6000 millones de genios?, ¿qué sucederá con la parte de la humanidad que no tenga acceso a la información y a una educación promedio?

Robots de manufactura reemplazaron a miles de trabajadores
Robots de manufactura reemplazaron a miles de trabajadores

El planteamiento de Gates habla precisamente de este sector de la población con empleos que necesitan habilidades simples; esos son los que desaparecerán, pues las computadoras y las máquinas son excepcionalmente buenas para desglosar tareas, hasta cierto grado complejas, en tareas simples, algo que por el momento se asigna a un sector de la población. Y uno de los argumentos correctos de Gates es que nuestra sociedad no está preparada para un mundo en donde todos los habitantes tienen un alto nivel educativo y el desempleo tecnológico saca del juego a conductores, obreros, ensambladores, barrenderos o repartidores, pues al menos gran parte de la población mundial se encuentra empleada en este tipo de actividades, a veces sin importar su nivel de educación, ya que en muchos casos simplemente responde a una necesidad y actualmente no existe una nueva industria que los contrate en caso de ser desplazados por la automatización.

Podríamos pensar las veces que, en el pasado, la automatización nos llevó a una era de mayor abundancia, donde se crearon productos de menor precio y más calidad, una que resultó en una mejor calidad de vida, en donde todos somos felices y los pajarillos se acercan a cantarnos en el oído mientras manejamos nuestro sedán al supermercado.

En las ocasiones en que la automatización ha mejorado nuestras vidas, ha habido una industria que reemplaza los empleos perdidos, como la manufactura lo fue para el sector agropecuario. Para poner un ejemplo, en 1860, 60% de la fuerza laboral de Estados Unidos trabajaba en la agricultura; hoy, aproximadamente 1% de los empleos en ese país es producto de esta industria. Los mismos avances tecnológicos que causaron esta reducción provocaron que muchos de estos trabajadores se movieran al sector de la manufactura y tras la revolución industrial, en 1950, 33% de todo el empleo en Norteamérica fue responsabilidad de las fábricas; hoy, sólo 8% de sus empleados permanecen activos. En la era moderna, 9% de los trabajos en E. U. A., son responsabilidad de estas industrias. ¿A dónde se fue el resto? La enorme mayoría al sector servicios, que emplea alrededor de 82% de esa población. Y es precisamente por esto que la preocupación de Gates es legítima; hasta el momento, no existe otro tipo de labor que pueda acoger a los que pierdan su trabajo debido a la creciente automatización de este sector.

Ejemplos de que el sector servicio está siendo delegado a soluciones automáticas hay muchos y muy evidentes: los cajeros automáticos y las máquinas expendedoras son casos de reemplazo directo, pero también hay casos indirectos como Amazon, una tienda en donde se sustituye una gran variedad de empleos debido al uso de Internet y de software especializado en distribución y organización de productos y en la que, por ejemplo, no se necesitan personas para recibir a los clientes o para etiquetar los productos en los anaqueles.

En cuanto a empleos más complejos también del sector servicios, está el ejemplo del restorán alemán ’s Baggers, que entrega la comida a sus comensales por medio de rieles, lo que elimina la necesidad de meseros. En el tema de la construcción y la albañilería, destacan nuevas tecnologías de impresión 3D que permiten construir una casa de 230 m² en sólo 20 horas.

Y ahora que hablamos de este tipo de manufactura aditiva, diremos que no sólo es un método conveniente de construcción, sino que puede traer consigo una 3.ª revolución industrial que elimine, en gran medida, la manufactura en masa de productos simples y la necesidad de entregarlos, pues uno bien podría imprimir una cuchara, un vaso de plástico o crear un llavero totalmente personalizado sin necesidad de salir a la tienda o pedirlos por Internet. Esta es una tecnología que apenas inicia, pero si la ley de Moore nos ha enseñado algo, es que el progreso es exponencial, así que en unos años, las impresoras 3D podrían ser un exitoso producto comercial que vuelva obsoletos aún más servicios y empleos. El futuro brillante de esta tecnología es demostrado por varios estudios, entre los que destaca el de la firma de análisis mercantil Canalys, que calcula que en 2018, la impresión 3D será un mercado de $16,200 MDD.

Una impresora 3D que construye una casa de 230 m² en 20 horas
Una impresora 3D que construye una casa de 230 m² en 20 horas

Un ejemplo más reciente de la automatización laboral que hace años los economistas llamaban irremplazable, es el de chofer, pues se pensaba que la conducción de automóviles en condiciones de tránsito pesado por medio de robots era imposible. Ahora Google, con sus vehículos inteligentes, ha demostrado que el dominio de este tipo de tareas por parte de las máquinas está a la vuelta de la esquina.

Rapyuta RoboEarth, una red exclusiva para robots
Rapyuta RoboEarth, una red exclusiva para robots

Cabe destacar que las máquinas ya no dependen únicamente de sus componentes individuales, sino que pueden acceder a redes de conocimiento mundial como la base de datos llamada Rapyuta, que permite el acceso a robots para que aprendan de las experiencias del conjunto. Una especie de red computacional exclusiva para androides. Este sistema expande el horizonte, pues su implementación significa menos componentes de procesamiento individual, ya que los cálculos pueden hacerse en la nube y distribuirse a todos los participantes, lo que abre un enorme mundo de posibilidades a la automatización de un sinfín de tareas.

Muchos podrían temer a este tipo de redes computacionales, pues la ciencia ficción se ha encargado de presentar a los autómatas como seres capaces de tomar conciencia de sí mismos por métodos desconocidos y misteriosos para dominar al mundo, pero con frecuencia se olvida que los robots son creados como herramientas de trabajo y no como seres sapientes con consciencia del ser (por más romántica y atractiva que sea la idea) y al menos por el momento, no hay ningún propósito práctico en dotar a los androides de conciencia o de sentimientos negativos.

En esta gráfica, cortesía del sitio Business Insider, se aprecia la probabilidad de que diferentes tipos de empleos desaparezcan en 20 años.

En lo que todos podemos estar de acuerdo es que tanto Internet como los cajeros automáticos, la impresión 3D, el software en general, los automóviles inteligentes y la automatización, han enriquecido nuestras vidas, pues su principal ventaja es permitir delegar tareas repetitivas a las máquinas, así que podemos deducir que el problema no está en su utilización, sino que irónicamente, el uso de nueva tecnología conduce a aumentar la productividad y tener mejores beneficios en general, pero debido a la necesidad de labor humana por parte del sistema actual de organización social, nos negamos a una auténtica abundancia de producción, porque dicho sistema trata de autopreservarse.

Esto ocurre en un mundo en el que 1000 millones de personas viven en condiciones de hambruna, y eso me lleva a la siguiente pregunta: ¿el enfoque de la sociedad debería ser crear y preservar empleos? o ¿maximizar la producción mediante el uso de la tecnología con el propósito de crear abundancia?

A pesar de que la respuesta parece ser simple, esta es una cuestión difícil de resolver y requerirá mucho esfuerzo y planeación, pero, sinceramente, pienso que necesitamos un cambio de paradigma hacia una forma de organización que no esté basada en valorar la escasez, sino en generar abundancia mediante el uso de tecnología, y considero que no hay mejor tiempo para hacerlo que ahora.

Debemos ser honestos y pensar que un sistema de crecimiento continuo basado en el consumo no es infinitamente sustentable en un planeta finito, y realmente reflexionar si es necesario un cambio de estructura a un sistema que no requiera que la enorme mayoría de sus participantes esté sujeta a un tipo de servidumbre pagada para obtener bienes y servicios. Pienso que requerimos un sistema que beneficie a la mayoría y que no detenga el progreso de la humanidad sólo para autopreservarse.

A pesar de que había exceso de alimentos durante la crisis de 1929, los desempleados debían hacer filas para obtener pan
A pesar de que había exceso de alimentos durante la crisis de 1929, los desempleados debían hacer filas para obtener pan

La tecnología, las máquinas, el software, y los avances técnicos en general, nos colocan en un lugar sin precedentes en la historia, uno en el que podemos usar nuestro creciente conocimiento y aplicar el método científico como forma de organización social, pues por el momento quienes están a cargo de la solución de problemas son políticos, muchos de ellos sin las habilidades técnicas para crear soluciones viables y que se limitan simplemente a destinar recursos y a hacer promesas vanas con retórica vacía. Por primera vez en la historia tenemos la oportunidad de crear abundancia, de usar la tecnología para nuestro beneficio y de vivir en un mundo donde el sistema no limite nuestro avance, sino que nuestro avance sea el propósito del sistema.

Necesitamos que el sistema no limite nuestro avance, sino que nuestro avance sea el propósito del sistema

Considero que necesitamos empezar por crear nuevos modelos de negocios que no requieran el crecimiento desmedido e interminable de empresas, que es lo que nuestra estructura actual recompensa y consideramos como progreso. En la naturaleza, este tipo de comportamiento se llama cáncer, y todos sabemos que no es saludable.

En palabras de Larry Page, director general de Google: “La mayoría de la gente piensa que las compañías son básicamente malvadas. Tienen una mala reputación. Y creo que, hasta cierto punto, es correcto si las compañías están haciendo las mismas cosas incrementales que hicieron hace 50 años o hace 20 años. Pero eso no es realmente lo que necesitamos. Especialmente en la industria de la tecnología, necesitamos cambio revolucionario, no cambio incremental.”

El principal propósito de la tecnología es liberarnos de tareas mundanas, que parecen carecer de propósito, pues el ser humano busca gastar su tiempo en actividades que lo hagan sentir útil y bien consigo mismo y estoy seguro de que este instinto nos hará aceptar cada vez más la automatización de nuestras vidas para perseguir metas más satisfactorias y gratificantes, mientras delegamos la labor repetitiva y rutinaria a las máquinas (según lo permita la tecnología). Y pienso firmemente en que ningún sistema, por más arraigado que esté, puede detener nuestro espíritu de libertad y evolución.

La tecnología es una simple herramienta del ser humano
La tecnología es una simple herramienta del ser humano

El principal problema de este cambio de paradigma es que quienes se benefician del sistema actual lo defenderán hasta el final, pues les da una ventaja competitiva y están acostumbrados a su existencia y funcionamiento, pero por más que quieran aferrarse a modelos de negocios anticuados, es probable que los síntomas del desempleo tecnológico comiencen a intensificarse y la falta de sustentabilidad del sistema actual sea en extremo aparente. También es probable que esto lleve a que cada vez más personas reconozcan que es tiempo de un cambio. Como ejemplo de esto recordemos el caso de la industria discográfica, que se resistió a la muerte de su modelo de negocios, demandó, amenazó, lanzó campañas de desprestigio y al final, se vio obligada a aceptar que el mundo en donde podían ejercer dominio total de la industria de la música había terminado, pues gracias a Internet ahora el acceso a contenido es fácil y económico.

Gates simplemente expresó lo que muchos sabemos desde hace tiempo: necesitamos pensar en un futuro donde la automatización reemplace la labor humana, y comenzar a prepararnos y a dar ideas para resolver lo que seguramente será un serio problema. Debemos estar dispuestos a escuchar diferentes propuestas para el cambio con una mente abierta.

Deja tu comentario

Nuevo

  • Nuevo

  • Trending

  • Lo Mejor

Subir