Tecnología

Guía: Cómo acelerar tu PC y dejarla casi como nueva

En ocasiones sólo un pequeño cambio de software o hardware es necesario para revivir una computadora

Tener una computadora es una inversión que a muchos les ayudará con sus tareas diarias por años. Sin embargo, después de un tiempo de uso es común que empiecen a volverse lentas y ya no funcionen como en sus inicios. Para evitar eso aquí te damos una serie de recomendaciones que eficientarán tu PC.

Iniciemos con el software

Es común que la computadora esté trabajando por periodos largos y muchas veces se ignoran las advertencias que da el sistema operativo. En este caso vamos a abordar Windows 10 por su popularidad y presencia en la mayor parte de los dispositivos de escritorio y portátiles en el mundo.

Te podría interesar: Xbox Game Pass Cloud Gaming llegará a la PC y iOS en 2021

1. Verifica si hay actualizaciones: Cada actualización que proporciona Microsoft a su sistema operativo está pensada para sacar el máximo provecho a las PC. Se corrigen problemas comunes y que generan un desempeño mejor en las PC.

2. Reinicia o Apaga tu PC: A pesar de que Windows puede ponerse en suspensión como cualquier dispositivo móvil, la arquitectura en la que están basados los procesadores convencionales de AMD e Intel y las memorias RAM es distinta a tu smartphone o tablet. Si se mantiene la PC “suspendida” se acumulan los programas y sus cargas de trabajo en la RAM por lo cual es conveniente apagarla o reiniciarla de vez en cuando.

3. Deshabilitar los programas que inician automáticamente: Al instalar un nuevo programa pocas veces se sabe si este va a iniciar junto al sistema operativo. Cada programa que inicia de esta forma consume recursos y tener los esenciales de esta forma ayudará a tener un mejor desempeño en tu PC. Para deshabilitarlos sólo es cuestión de abrir el administrador de tareas, ir a la pestaña “Inicio” y empezar a deshabilitar aquellos programas que tienen la leyenda “Alto” en el impacto de inicio, sobre todo que no sean esenciales para tus tareas diarias.

4. Libera espacio en Windows: Siempre es recomendable darle una limpieza a los archivos temporales que acumulan los distintos programas que están instalados, son archivos que no se usan y están ocupando espacio que puedes utilizar, sobre todo con las descargas de los navegadores. Para evitar eso el propio sistema operativo tiene una herramienta que te ayuda a quitar esos archivos no deseados. En el menú de Windows busca el programa “Liberador de espacio en disco”, selecciona los archivos que quieres eliminar y le das clic a “Limpiar archivos del sistema”.

5. Elimina programas antiguos o preinstalados: Todas las PC al salir de la caja o recién montadas contienen programas preinstalados que pocas o ninguna de las veces se utiliza, ni se actualiza. Por ello debes desinstalarlo y borrar los registros de su instalación para que en un futuro no se ralentice tanto tu PC.

6. Desactiva los efectos especiales y de transparencias: A pesar de que es un efecto agradable a la vista, es un elemento que consume recursos, si no tienes suficiente memoria RAM y Gráficos dedicados, el desempeño de tu PC puede reducirse por el uso de estos elementos.

El primero lo puedes deshabilitar en el menú de Windows y buscar “Configuración avanzada del sistema”, después dar clic a “Rendimiento” y quitar las animaciones que ralentizan el sistema operativo.

Con las transparencias igual, abres el menú de Windows y buscas “Configuración de color”, Después seleccionas el botón “Efectos de transparencia” y desactivas las transparencias.

7. Haz un mantenimiento del sistema: El sistema operativo de Microsoft tiene integrada una función que realiza mantenimiento de rutina y se ejecuta en segundo plano, esto incluye desfragmentación del disco duro, análisis de actualizaciones y búsqueda de malware. Sin embargo, si quieres realizarlo de manera manual sólo tienes que ir al Panel de control, seleccionar “Seguridad y mantenimiento” y revisar los parámetros que quieres optimizar.

Te podría interesar: Diputados en México regulan el home office: patrones deberán pagar luz e Internet

Ahora hablemos de Hardware

Si ya intentaste todo lo anterior y aún así tu compu sigue lenta, es momento de actualizar unos cuantos componentes. Primordialmente las memorias RAM y el almacenamiento. Principalmente porque son los elementos más sencillos de cambiar y que no requieren un conocimiento técnico elevado para su actualización.

1. Con unas nuevas RAM tu sistema podrá ir más rápido: Las memorias de acceso aleatorio (RAM por sus siglas en inglés) son un elemento esencial en cualquier computadora y para que la misma se desempeñe de manera óptima es necesario tener suficiente cantidad de memoria. Las marcas recomiendan un mínimo de 4GB para el correcto funcionamiento de una PC. Sin embargo, esa cantidad se puede quedar corta al corto plazo y será necesario comprar un nuevo stick de memoria.

Para eso es necesario revisar el modelo de tu placa base o motherboard, cuantos slots tiene disponibles para integrar más RAM y cuál es su límite de memoria aceptado (Se puede revisar en la página del dispositivo en internet, generalmente en la sección de soporte). Hay que tener cuidado al cambiar las RAM, sobre todo cuando el dispositivo monta un CPU de AMD, ya que estos tienden a no funcionar con las memorias RAM que no están soportadas por el CPU o la Motherboard.

Una buena referencia puede ser acudir a los sitios web de los fabricantes de memoria, como Kingston, quien tiene una guía de búsqueda basada en el modelo de tu equipo.

2. Actualizar el almacenamiento: En los últimos años las formas de almacenar los datos y el sistema operativo han dejado atrás a los confiables discos duros. Posiblemente este sea el factor que tu PC ya no es tan rápido, para ello deberás ver que tipo de almacenamiento nuevo te conviene y es compatible con tu PC.

Primordialmente se va a buscar un almacenamiento de estado sólido o SSD. La ventaja de estos nuevos dispositivos es que no dependen de un medio mecánico para leer los archivos que tienen en el almacenamiento, por lo cual el desempeño aumentará en tu PC si instalas ahí el sistema operativo.

Los formatos que están disponibles, y debes revisar con cual es compatible tu PC, son los SSD SATA (los cuales se conectan como un disco duro por medio de un cable) y los SSD M.2 los cuales se conectan directo a la placa madre y son más rápidos y caros que los SSD SATA.

Al igual que las RAM con los nuevos medios de almacenamiento, sobre todo los M.2, deberás investigar cuales son compatibles con tu PC y así evitar problemas de compatibilidad.

Recuerda que también hay herramientas para migrar todos tus archivos de un disco duro a una unidad de estado sólido, de hecho Kingston incluye este software en la mayoría de los SSD que vende. Sólo procura revisar antes que archivos quieres que se transfieran y cuales son basura.

¿Te ayudó esta guía a deducir por qué tu PC está lenta, actualizarás algún dispositivo?

Deja tu comentario

Nuevo

  • Nuevo

  • Trending

  • Lo Mejor

Subir