Startups

5 formas de conseguir tu primer inversionista para tu startup

El capital es parte fundamental del emprendimiento

En el mundo del emprendimiento, hay un aspecto fundamental que no puede dejarse de lado: el capital. Para que una buena idea sea desarrollada y quizá cambie al mundo, es necesario que alguien ponga dinero sobre la mesa para que esta pueda ser aterrizada y desarrollada, para convertirse en algo palpable. Conseguir inversionistas es un paso muy importante cuando quieres que tu startup pase de ser un pequeño proyecto para convertirse en un negocio real. Pero, ¿cómo conseguirlos?

Afortunadamente, el mundo está lleno de personas que están dispuestas a invertir en proyectos que valen la pena. Es cierto que Silicon Valley es percibido como la Meca de los emprendedores, pero afortunadamente no quiere decir que no puedas conseguir gente con capital en otros lados. Sí la hay y podría estar más cerca de lo que te imaginas. Por eso, a continuación te dejamos 5 maneras de conseguir tus primeros "ángeles".

1. Por medio de tus amigos o conocidos

Trabajar con un amigo puede ser una bendición si se realiza de la manera correcta, pues se sobreentiende que tienes una excelente relación y entendimiento con esa persona. Por eso, un escenario que puede parecer ideal es encontrar a un colega relativamente cercano que tenga el capital necesario y la confianza en tu proyecto.

Ahora bien, si no quieres arriesgarte a tener diferencias con tus amigos, no te preocupes. Otra cosa que puedes hacer es pedir a tus colegas o amigos del trabajo que te recomienden con sus conocidos o que te pongan en contacto con inversionistas que conozcan. Muchos inversionistas se especializan en un campo específico, por lo que entre más gente conozcas en tu área laboral, más oportunidades tendrás de encontrar a uno de ellos.

2. Internet

Estamos en la era de la tecnología y la información, así que, ¿por qué no aprovecharla? Por si no lo sabías, en Internet hay decenas de sitios especializados en emprendimiento y financiamiento/inversión, en la que estas personas con capital navegan en busca de proyectos interesantes en los que puedan confiar su dinero. Algunos ejemplos son AngelList o Microventures, aunque incluso redes sociales especializadas como LinkedIn te pueden ayudar a encontrar a alguien.

Otra manera de utilizar Internet a tu favor es crear un elemento multimedia que muestre la magia de tu proyecto. Por ejemplo, si creas un video que muestra las ventajas de tu startup o demuestra por qué es realmente innovadora y logras que se vuelva viral, seguramente recibirás mensajes de personas muy interesadas.

3. Crowdfunding

¿Quién dijo que solo necesitabas un inversionista? El crowfunding es un modelo de recaudación diferente, en el que miles de personas te ayudan a financiar tu proyecto cada una aportando diferentes cantidades de dinero. Kickstarter es el ejemplo más famoso y es muy útil por su sencillez: simplemente crea una página para tu proyecto, explica de qué se trata, crea niveles para cierta cantidad de dinero ofrecida basados en recompensas y confía en la comunidad. En lugar de una persona que ofrezca mucho, el crowdfunding se basa en muchas personas que pueden ofrecer poco.

4. Aceleradoras

Las aceleradoras son organizaciones que, literalmente, se dedican a financiar proyectos. Estos organismos pueden ser públicos o privados y suelen ofrecer convocatorias varias veces al año para encontrar las startups más innovadoras de diferentes ramas. Aplicar para este tipo de programas puede ser muy beneficioso, pues no solo competirás por premios monetarios que te ayudarán a lanzar tu empresa, sino que también podrás hacer mucho networking para conocer a más personas con tus mismos intereses y enfocadas en áreas similares.

5. Tu universidad

Debido a que las universidades son el impulsor principal o fundamental de los inversionistas, muchas de ellas tienen sus propios programas de aceleración o incubación. Y aunque no los tengan, al menos tienen acceso a redes gigantescas de contactos, las cuales pueden ser muy útiles para hacer networking y relacionarse con gente de tu ámbito. Entre catedráticos, alumnos, conferencistas y ejecutivos, seguramente hay alguien en tu alma máter que te puede apuntar en la dirección correcta.

Como ves, las oportunidades para conseguir inversionistas son muchas siempre y cuando ya tengas tu proyecto relativamente aterrizado. Una vez que consigas la ansiada entrevista, lo siguiente que necesitas es tener un buen pitch, para lograr que esa persona te confíe su capital. Y en ese sentido, también te tenemos cubierto: aquí puedes leer cómo preparar un pitch exitoso.

Deja tu comentario

Nuevo

  • Nuevo

  • Trending

  • Lo Mejor

Subir