Tecnología

Qué significa la cantidad de mAh (miliamperios) en la duración de las baterías

Tan sencillo y a la vez tan complejo

Sabemos que el iPhone 7 Plus tiene una batería con una capacidad de 2900 mAh, mientras que el Note 7 tiene una batería explosiva de 3500 mAh. Una Retina Macbook de 2015 tiene una batería de 5263 mAh, no muy diferente de la batería de 5225 mAh de la MSI GT73VR Titan Pro con Nvidia Geforce GTX 1080. En el departamento de tablets, la Lenovo Yoga Tab 3 tiene una enorme batería de 6200 mAh, pero no es nada en comparación con los 11,560 mAh de la batería de los iPad de 3era y 4ta generación. ¿Pero qué significan todos esos números?

En general podemos asumir que entre mayor capacidad tenga una batería será mejor su tiempo de vida, y hasta cierto punto es verdad. Depende también de otros factores, así como qué tanta energía chupa el aparato al que está conectada la batería. También de cuánta energía puede liberar la batería al mismo tiempo. Saber estas cosas no te va a convertir en un ingeniero en electrónica ni nada por el estilo, pero sí te puede ayudar a calcular cuánto tiempo le durará la batería a tu teléfono a la hora de comprarlo y puede ser una herramienta súmamente útil al comprar una batería externa o un cargador con batería para tus dispositivos.

¿Con qué se comen los miliamperes?

La capacidad de una batería puede pensarse como el tanque de gasolina de tu coche: entre más grande es, mayor gasolina puede contener. En una batería, la capacidad se mide en miliamperes por hora (mAh), que es cuánta energía puede jalarse de la batería durante una hora para que se drene su carga completa. Ya que 1000 miliamperes son 1 amperio, esto significa que una batería de 5000 mAh puede liberar 5 amperios de energía en una hora, mientras que una de 11,500 mAh liberará 11.5 amperios en una hora.

Si estamos buscando una batería externa que pueda cargar tanto a mi teléfono como mi laptop y mi tablet por completo, es tan sencillo como sumar los mAh de las tres baterías y asegurarme de comprar una que tenga suficiente carga. Si tengo un Galaxy S7 con 3000 mAh, una laptop Lenovo con batería de 4000 mAh y un iPad 4 con 11,560 mAh, necesito una batería externa con al menos 18,560 mAh para cargar todos mis dispositivos desde 0 a 100.

La capacidad de una batería nos sirve para saber cuánta energía podemos almacenar, pero en sí misma, la cantidad de miliamperes no es lo único que necesitamos saber. Sí, en teoría hay más electrones listos para bombardear mis circuitos en una batería de 50 billones de mAh, pero eso no quiere decir que pueda usarla para encender mi coche. Primero tenemos que asegurarnos que estemos enviando la energía correcta, de manera adecuada.

¿Qué es el amperaje?

Está bien, ya tenemos nuestra batería gigantesca para desaparecer en el bosque sin perder las comodidades del internet, ¿pero será compatible con todos nuestros aparatos? Si hacemos el truco de apagar los dispositivos (o ponerlos en modo avión o ultraahorro si se encienden automáticamente al conectarse a la electricidad) y no los usamos, lo más probable es que el amperaje sea irrelevante. Pero lo digo muy a la ligera.

La mayoría de los puertos USB de un cargador externo, al igual que los puertos de una compuadora o de un cargador de pared, pueden proveer electricidad en diferentes amperajes. El amperaje es cuánta electricidad está pasando por el cable a tu computadora y se mide en voltios (V).

Con los cables USB no hay muchos problemas, ya que si el cable sólo jala un amperaje menor al del cargador, simplemente va a ser un poco más lento todo. Si quieres cargar la batería de tu iPad mientras lo usas, entonces sí debes asegurarte de que el amperaje sea el más alto posible o sólo drenarás la batería más lento pero nunca verás cómo sube ese porcentaje.

También podría interesarte: Las baterías externas que más recomiendan los usuarios en Amazon

Hay que tener cuidado con esto, porque si bien enviar una carga menor puede simplemente no cargar tu batería, una carga demasiado alta puede calentarla y hacerla estallar. Aún así es improbable que eso suceda, a menos que adaptes el cargador de la batería de tu laptop para drenar energía directo de un generador termoeléctrico.

La mayoría de los manufactores de cargadores de baterías suelen especificar cuántos amperios pueden entregar sus cargadores: por lo general, .5A, 1A o 2A. La mayoría de las tablets requieren de un amperaje de 2A para que su batería se cargue de manera notoria. Con un cargador 2A una tablet puede ser usada mientras se carga y aún así ganar capacidad. Al usar una tablet con un cargador 1A, en cambio, estaremos drenando la batería en vez de cargarla.

Algunos tips para cuidar tus baterías y cargadores externos

Hay mucha más información y cosas a saber sobre baterías de lo que abarcamos esta vez, pero por ahora lo que sabemos puede ayudarnos a tomar una mejor decisión al comprar una batería o un cargador externo. Antes de dar un par de recomendaciones para comprar baterías, ¿por qué no dar un par de tips sobre cómo cuidarlas?

  • El cargador correcto para tu tipo de batería — En otros tiempos, dependiendo de si la batería era alcalina, de níckel u otra cosa, había que cuidarlas de maneras distintas. Hoy es muy raro que te vendan una batería que no sea de iones de litio (Li-Ion) cuando se trata de dispositivos móviles. Pese a eso, a veces compramos cargadores externos para baterías que no son de iones de litio y eso puede dañarlas rápidamente. Ya sea baterías recargables AA o cargadores externos para el teléfono o la laptop, asegúrate que sean para iones de litio.
  • Usa un cargador con amperaje correcto — Como ya dijimos antes, si le metes demasiada carga la puedes incendiar. Esto es particularmente más posible con las baterías de litio, como recordaremos por los incidentes recientes de nuestros amigos en Samsung. En general, si compras un cargador específico para iones de litio no tendrás ningún problema, pero si compras uno “multiusos” asegúrate que no pase de 3V o que tenga una opción para cambiar el amperaje, pues las baterías Li-Ion no soportan más de 3V.
  • Revisa tus baterías constantemente si es posible — Si tu teléfono es de esa raza antigua casi extinta de smartphones que se pueden abrir y cambiarle la batería manualmente, también puedes mantenerla bajo monitoreo. Si tu teléfono ya tiene tiempo y la batería es la misma desde entonces, asegúrate de que no se hinche. Si tu batería está inflada significa que llegó a su muerte y el oxígeno dentro está desintegrándola. Deja de usarla y compra una nueva, pues cargarla puede llevar a que se incendie gracias a que está llena de gases flamables ahora. También debes dejar de usarla si notas que está agujerada. Si se te cayó el teléfono en el asfalto y la batería se raspó bastante, deberías considerar compra una nueva. Todo esto también aplica para las baterías externas y de laptops.
  • Considera los ciclos de carga de tu batería — Las baterías de Li-Ion tienen ciclos de vida bastante estables que dependen de cuántas veces se han cargado y descargado por completo. La mayoría tienen ciclos de entre 400 y 500 cargas, aunque existen baterías que aguantan hasta 1000 ciclos de cargas. Una vez que se llega a la mitad de la vida útil de una batería, es decir entre 200 y 250 cargas, se empiezan a ver los efectos de la degradación. Si tu teléfono lleva como seis meses contigo probablemente ya sentirás que la carga no dura tanto como antes o que no se carga tan rápido. Pero una vez que pasamos del ciclo total de vida, unas 500 cargas, la batería ya no suele durar más que unas horas y se carga cada vez menos, incluso nunca se carga hasta 100%.

Cualquiera que haya usado la misma batería por más de dos años sabe muy bien lo inútil que es un iPhone viejo sin una visita costosa a la barra de Genius. Y ya que la mayoría de los usuarios cargamos nuestro teléfono una vez al día, es buena idea tomar en cuenta los ciclos para poder exprimirle aunque sea unas cuantas cargas útiles más a nuestra batería.

Para empezar, es buena idea cargarla hasta el 100% sólo una vez por semana. El resto de las cargas es preferible desconectarlo antes para que no se registre el ciclo completo. También es buena idea no dejar que se descargue por completo. Con las laptops, si tienes de las que pueden mantenerse con vida sólo con el cable de luz, podrías considerar desconectarle la batería si la tendrás descansando en tu escritorio y no piensas moverla.

Nunca conectes ni desconectes la batería si tu dispositivo está conectado a una fuente externa (como la pared o un cargador), pues esto no sólo puede alterar la capacidad de carga de tu batería sino que también puede dañarla, incluso hacerla estallar. Finalmente, no dejes a la batería conectada a una fuente externa y cargándose una vez que ha alcanzado carga máxima, pues lo único que estás haciendo es calentar más la batería y forzarla a estarse cargando constantemente, lo cual puede lastimar la salud de tu batería.

Algunos tips para comprar baterías y cargadores externos

Ahora que ya sabemos cómo sacarles el máximo jugo a nuestras baterías y cargadores y que ya tenemos una noción de qué necesitamos, repasemos todo lo que sabemos para dar unos cuantos tips que nos pueden ayudar a la hora de comprar una batería o un cargador externo.

  • Encontrar un producto con la capacidad suficiente para cargar nuestros dispositivos — Nos sería muy útil hacer una lista pequeño con lo que necesitamos para no confundirnos y encontrar rápido las opciones que nos pueden servir antes de comprar. La lista debe incluir los miliamperes que necesitamos cargar (por ejemplo, para cargar mi teléfono de 3000 mAh, mi laptop de 6000 mAh y mi tablet de 12,000 mAh necesito mínimo una batería o cargador externo de 21,000 mAh, lo cual es una batería enorme o varias baterias más pequeñas). Mi recomendación sería elegir los dos dispositivos que más necesitamos (teléfono y computadora, por ejemplo) y buscar una batería o cargador que tenga la capacidad para llenar ambos dispositivos una vez.
  • Que nuestra compra entregue el amperaje correcto para nuestros dispositivos — El siguiente ítem en la lista es el amperaje, como ya dijimos antes. Hay que revisar las veces suficientes que diga 2V si queremos cargar tabletas y dispositivos hambrientos. Y que no pase de 3V a menos que queramos incendiar nuestra casa. Algunos cargadores tienen rango variable, otros no. Lo importante es que esté en el rango correcto. Por si acaso, verifica que funcione para baterías de litio.
  • ¿Quieres cargar todo al mismo tiempo? Necesitas puertos — Cuando vas a comprar un cargador o batería externa tienes que fijarte en cuántos puertos tiene. Qué tipos de puertos tiene. Por lo general van a ser USB, por lo que necesitarías un adaptador para cargar tu laptop pero no tus otros dispositivos. Lo importante aquí es que tenga el número de puertos correcto para cargar todas tus cosas a la vez. De lo contrario, si compras un cargador con un sólo puerto USB, sólo podrás cargar tu teléfono o tu tablet o tu laptop mientras tus demás dispositivos esperan en fila. Y mientras muchas veces eso no es un problema tan grave, tú sabes que de vez en cuando, justo en el momento menos apropiado, todos tus dispositivos no van a tener pila al mismo tiempo. Entonces habrás deseado ese cargador que valía cinco dólares más y traía tres puertos USB en lugar de uno.
  • Busca opciones extra — No hay muchas cosas más que saber para comprar una batería sin ser un experto. En general las japonesas son mejores, luego siguen las coreanas, siendo Panasonic y Samsung de los mejores manufactores de baterías. Pero al final del día, quizá sabiendo cuidarlas no notaremos tanta diferencia y todas las baterías nos duren su buen par de años en buena salud. Y si las vamos a tener por dos años, ¿por qué no buscar que tengan ese algo extra que nos haga sentir orgullosos cuando las ponemos sobre la mesa a cargar dispositivos.

Algunas baterías con formato cilíndrico suelen traer lámparas de leds incluidas. Piénsalo de dos formas. Si vas a acampar, no sólo puedes cargar tu teléfono, sino que durante la noche tienes una lámpara virtualmente infinita que no gasta nada de energía y alumbra de manera decente. Claro, no vas a lamparear a un oso con ella, pero podrás mirar por dónde caminas al menos.

Otras baterías pueden incluir cartuchos para que las guardes en tus bolsillos o tu bolsa o tu mochila. Puedes cargar tus dispositivos mientras caminas, sin molestia alguna de este modo. Incluso puedes usar tu teléfono mientras lo cargas y viajas en metro. Para complementar, muchas mochilas ya cuentan con ranuras especiales para introducir cables. También existe ropa pensada con esto en mente. Si te gusta más el lado sigiloso del asunto, andar con capucha hackeando semáforos, quizá este sea el tipo de accesorios que quieras agregar a tu compra.

Procura que tu batería o cargador externo tenga indicador de energía. Si te avisa cuánta carga le queda por pequeños leds, es un gran plus a tomar en cuenta. No quieres andar por ahí pensando que traes carga completa cuando sólo te alcanza para 10% de tu teléfono.

Hay más extras, como cargadores que pueden pasarle suficiente corriente a un carro para encender el motor, así como otros con carátulas temáticas. Lo importante no es nada más que haga su trabajo y cargue todos tus dispositivos, sino que también te agrade y sea parte de ti. Después de todo, es un bloque que vas a andar cargando todo el día, todos los días, la mayor parte del tiempo. Mejor que sea algo que disfrutes tener en tu mano, así que elige el que más te guste.

Deja tu comentario

Nuevo

  • Nuevo

  • Trending

  • Lo Mejor

Subir