Nintendo me invitó a celebrar los 30 años de Mario y Luigi

Así festejamos en México el aniversario del videojuego más famoso de la historia

Hace 25 años apenas estaba naciendo y para ese entonces Super Mario Bros. ya era todo un fenómeno. Quién iba a imaginar que tras un par de décadas, ese juego cambiaría al mundo del entretenimiento para siempre. Y es que Mario y Luigi han estado presentes toda mi vida o al menos la parte que puedo recordar.

Por eso cuando fui invitado a celebrar el 30.° aniversario del juego insignia de Nintendo no pude ocultar mi emoción ¡Mario y Luigi prácticamente son como mis primos! La cita era a las 9 de la mañana en una popular plaza comercial del sur de la Ciudad de México —bueno... fue en Plaza Universidad, si tanto quieren saber—.

Al llegar, ahí estaban Mario y Luigi, los plomeros mas famosos del mundo. También me encontré con muchos amigos gamers que se habían dado cita temprano para acompañar al dúo dinámico de Nintendo en un evento que tenía como pretexto la presentación de Super Mario Maker.

No fue la presentación más lujosa o espectacular a la que haya ido, pero sí fue una llena de nostalgia y buena onda. De esas veces que ves niños de 5 años emocionarse porque ahí están los personajes que ven en la tele y por un momento te sientes igual; hasta haces a un lado la idea de que hay alguien dentro del traje, te dejas llevar por la magia de Mushroom Kingdom y te tomas fotos en las escenografías.

La parte de prensa pasó rápido: discurso por aquí y aplausos por allá, bocadillos y un ratote para jugar el título que ya había salido un dia antes —y que muchos de nosotros ya habíamos explorado—. Conforme la mañana avanzaba, la gente que normalmente va a las plazas comerciales se encontraban con una masa de personas haciendo fila para tratar de ganar gorras o tomarse una foto con Mario.

Niños disfrazados, padres emocionados y una cantidad enorme de gente que “casual” se metían a un tubo o agarraban una bomba. La escena fue la misma un rato, hasta que de repente hubo un pequeño alboroto, porque habían traído un pastel. Sí, la plaza entera —o por lo menos la parte que sabía que pasaba— entonaba las mañanitas para Mario y su hermano —al que injustamente no celebran, sólo porque el juego no lleva su nombre—. No voy a mentir, se me enchinó la piel.

Parece que o Forsetes e o Sath gostam bastante do Homem de Ferro

A photo posted by Level Up (@levelup) on

Y es que, pensar que un personaje ficticio quien ha sido tan familiar y constante en mi vida, pueda llegar de esa forma a tantas personas... sí me movió algo. Me movió sentimientos y experiencias, recuerdos que regresaron y se mezclaron como los pixeles del juego.

Todos podemos asociar un juego de Mario con alguna época de nuestra vida. Por eso me sentí muy contento al ver a familias enteras celebrando la existencia, no sólo de un juego, sino prácticamente toda la cultura gamer actual. ¿Quién no reconoce la melodía? ¿o los bloques con signo de interrogación?

¡No me comas!
¡No me comas!

Este evento fue traído directamente por Nintendo of America, lo cual lo hace todavía un poco más especial, porque cualquiera que sea fan de Nintendo sabe con pesar que México no es precisamente una prioridad en cuanto a este tipo de activaciones publicitarias.

No es la primera vez que estos personajes van a plazas comerciales y en lo personal tengo como 7 fotos con ellos. Pero no puedo evitarlo, Mario y Luigi siempre logran sacarme una sonrisa. Creo que nunca voy a cansarme de sus juegos, porque son sencillos y divertidos, igual que una rebanada de pastel en una buena fiesta.

Deja tu comentario

Nuevo

  • Nuevo

  • Trending

  • Lo Mejor

Subir