El gobierno británico espiaba los correos de Reuters y la BBC

Nuevos documentos filtrados por Edward Snowden ponen en aprietos al primer ministro

Según los nuevos documentos publicados, provenientes de la mega filtración de inteligencia hecha por Edward Snowden en 2013, el gobierno británico espió las comunicaciones internas de algunos de los medios más grandes e importantes del mundo. Un reporte publicado por The Guardian indica que el GCHQ, la contraparte británica de la NSA, llevó a cabo un ejercicio de recopilación de información, mediante el que obtuvo correos electrónicos de la BBC, Reuters, The Guardian, The New York Times, Le monde, The Sun, NBC y The Washington Post, los cuales fueron almacenados en la Intranet de la agencia.

Aparentemente, el ejercicio no formó parte de ningún programa de recopilación de información, ni su obtención parece haber causado algún tipo de censura; sin embargo, ha causado inquietud en todo el mundo, ya que nos recuerda lo fácil que es violar casi cualquier tipo de sistemas de seguridad y nos hace pensar que, realmente, la privacidad y la seguridad en línea son una ilusión.

La información publicada sugiere que el ejercicio fue diseñado para probar un nuevo filtro que reconoce y filtra toda la información irrelevante de un correo y presenta un resumen detallado a los analistas de la GCHQ. Lo inquietante es que la herramienta revisó más de 70,000 correos electrónicos, recabados por medio de los distintos sistemas de espionaje de la agencia y en menos de 10 minutos, presentó los correos de las publicaciones en los primeros lugares de relevancia en sus informes. Las recientes revelaciones también han causado un impacto negativo entre la población británica, ya que el primer ministro, David Cameron, se ha enfrascado en una campaña para prohibir el uso de las aplicaciones de mensajería encriptadas, cuyos sistemas de seguridad impiden que los organismos de inteligencia de su país lean los mensajes de las personas.

Deja tu comentario

Nuevo

  • Nuevo

  • Trending

  • Lo Mejor

Subir