La NSA y sus aliados se están burlando del mundo

Nuevos documentos filtrados por Edward Snowden muestran que la agencia de seguridad sigue preparándose para una guerra en Internet

No es un secreto que la Agencia de Seguridad de Estados Unidos estuvo espiando durante años a sus ciudadanos y al resto del mundo, pero esa iniciativa que atentó contra la privacidad de la gente sólo fue la primera fase de un proyecto a gran escala para prepararse ante la posible guerra global por emdio de Internet. De acuerdo con nuevos documentos filtrados por Edward Snowden —que una vez más fueron publicados en exclusiva por Der Spiegel—, la NSA sigue desarrollando tácticas de ataque para deshabilitar o hasta destruir la infraestructura de cualquier país enemigo, incluyendo redes energéticas, comunicaciones, transporte y suministros básicos.

La Alianza de los Cinco Ojos está compuesta por Estados Unidos, Reino Unido, Canadá, Nueva Zelanda y Australia; el grupo es capaz de hackear a sus aliados si sabe que le conviene

Lo peor de la situación es que los directivos y militares de alto rango involucrados están burlándose de la superioridad que supuestamente tienen esos hackers gubernamentales, frente a los especialistas en hackeo de otros países.

La NSA ha demostrado en repetidas ocasiones que tiene suficiente capacidad para infiltrarse en sistemas enemigos y causar estragos. En 2010, usó el virus Stuxnet para destruir centrífugas en las plantas nucleares de Irán y durante 2011 monitoreó las actividades de varios representantes de la Unión Europea por medio del malware Regin. Pero más allá de usar su capacidad de hackeo como una medida preventiva o para crear un sistema de protección, la agencia está tomando una ofensiva directa en contra de los rivales que considera riesgos para Estados Unidos. Por ejemplo, en el reporte Snowden asegura que la NSA utilizó ingeniería inversa con las técnicas y estrategias de China, para revertirlas y espiar en las actividades del Ejército Popular de Liberación sin siquiera dejar rastro. Al parecer no se trata de un caso aislado y durante años el ejército de hackers de Estados Unidos ha volteado las armas de sus enemigos en contra de sí mismos.

Por otra parte, la NSA no fue la única agencia de seguridad que abusó de su poder para pisotear la privacidad de la gente, muchos de sus aliados también tomaron parte. En esta nueva filtración de Snowden se muestra que el Cuartel General de Comunicaciones del Reino Unido (GCHQ) aprovechó un exploit presente en miles de apps llamado Badass, para analizar toda clase de información en smartphones y equipos de cómputo, desde datos personales hasta cifras estadísticas del sistema operativo. En una de las páginas del documento hasta se menciona que saben “que tan malos somos para jugar Angry Birds” y explican con detalle que el daño colateral en contra de civiles es tan válido, que no importa si deshabilitan las funciones de un hospital, siempre y cuando el objetivo principal —alguna instalación militar, centro de operaciones, etc.— sea afectado.

Tomando en cuenta la magnitud de la recopilación de datos que hizo PRISM durante años, no resulta tan sorprendente que la NSA esté buscando alternativas para incrementar su capacidad de hackeo y, sobre todo, seguir espiando a los ciudadanos de Estados Unidos y al resto de la población mundial. Lo irónico del caso es que la agencia de seguridad no ha podido responder con suficiente rapidez ante ciberataques en contra de organizaciones o entidades en suelo estadounidense.

Deja tu comentario

Nuevo

  • Nuevo

  • Trending

  • Lo Mejor

Subir