Entretenimiento

22 mil personas limpian baños a cambio de Internet porque no leyeron los términos y condiciones

Al final, todo era un truco publicitario para generar conciencia

Una compañía de WiFi público ha demostrado una vez más qué tan peligrosos pueden ser los acuerdos complicados que las empresas ofrecen a sus clientes por medio de sus engorrosos “Términos y Condiciones”.

Purple es una compañía con sede en Manchester que se especializa en ofrecer puntos WiFi para marcas como Legoland, Outback Steakhouse y Pizza Express. Esta semana, la compañía compartió que realizó un experimento de dos semanas en el que insertó una “cláusula de servicio a la comunidad” en su acuerdo de términos de servicio. De esta manera, más de 22 mil personas se registraron para realizar 1000 horas de trabajo comunitario a cambio de revisar su perfil de Facebook y tal vez de buscar algunas direcciones.

En un blog publicado en su sitio, un portavoz de Purple explicó que el acuerdo implica que los usuarios cumplan con cualquiera de las siguientes actividades, a discreción de Purple:

  • Limpiar los parques de cualquier desperdicio animal
  • Ofrecer abrazos a los perros y gatos callejeros
  • Destrabar manualmente los bloqueos en el alcantarillado
  • Limpiar los baños móviles instalados en los festivales y eventos locales
  • Pintar las conchas de los caracoles para alegrar su existencia
  • Retirar la goma de mascar de las calles


También hubo una oferta de una recompensa para cualquier persona que contactara a la compañía y mencionara esa cláusula. Solo una persona recibió una recompensa.


Quizás te interese: Intel lanza nuevos Chips Xeon

No está del todo claro si Purple cuenta con las facultades legales para obligar a los usuarios a que cumplan las cláusulas, pero la compañía dijo que ni siquiera lo van a intentar. Esta fue una campaña simultánea para promover la conciencia relacionada con la necesidad de leer los términos y condiciones del servicio; además de un truco publicitario para anunciar que Purple es el primer proveedor de WiFi que operará bajo las normas de la nueva regulación de protección de datos (General Data Protection Regulation).

Los términos que establece esta regulación serán obligatorios a partir del 25 de mayo de 2018 para los países miembros de la Unión Europea. Las nuevas regulaciones están pensadas para simplificar los términos y condiciones, así como para ofrecer más transparencia a los consumidores y que puedan entender cómo será utilizada su información personal.

Al final, este tipo de “trucos” o de “campañas para generar conciencia”, nos remiten a la misma pregunta de siempre: ¿quién es el responsable: el usuario por no leer o la compañía por inventar términos engorrosos y documentos de cientos de hojas? Tal vez la respuesta no es tan absoluta y ambas partes tienen parte de la responsabilidad. Sin embargo, si como usuarios no exigimos términos más claros, breves y transparentes, ¿quién lo va a hacer?

Deja tu comentario

Nuevo

  • Nuevo

  • Trending

  • Lo Mejor

Subir