Tecnología

¿Qué es la sonda espacial Juno y por qué es importante para la ciencia?

El estudio de sus datos ayudará a la humanidad a entender los secretos del Sistema Solar

Este pasado 4 de julio fue una fecha importante para Estados Unidos. No sólo porque fue el día de la conmemoración de su independencia, sino porque la NASA logró una de las maniobras aeronáuticas más difíciles de la historia. La sonda espacial Juno está ya oficialmente orbitando Júpiter.

La sonda fue lanzada exitosamente el 5 de agosto de 2011. Ese día fue elegido para que las condiciones de su llegada al gigante gaseoso fueran óptimas, debido a que sólo había una oportunidad para que el aparato se insertara de manera efectiva en la atmósfera jupiteriana. Casi 5 años más tarde y a más de 484 millones de kilómetros de la Tierra, la misión fue un éxito.

En una maniobra que duró 35 minutos, Juno se aproximó a la órbita de Júpiter y redujo su velocidad de manera que quedara atrapada en su órbita sin caer como proyectil hacia el interior del planeta. Debido a que la señal de la aeronave tarda 49 minutos en llegar a la Tierra, la NASA no podía hacer nada si algo salía mal en la maniobra.

Todo fue un éxito, Juno ya orbita Júpiter. No obstante, ¿por qué es tan importante este suceso?

1. Demasiadas cosas podían salir mal

Juno tuvo que ser lanzada en una fecha específica para que los planetas estuvieran alineados para su llegada. Si se hubiera fallado en el lanzamiento, la NASA habría tenido que esperar más de un año para tener condiciones similares.

Además, era crítico que los paneles solares de la sonda funcionaran, debido a que la luz es su fuente de energía. Si éstos hubieran fallado, toda la misión hubiera sido un fracaso. Obviamente, la organización realizó pruebas aquí en la Tierra, pero debido a la diferencia de gravedades entre los 2 ambientes significa que no podía asegurarse al 100% que todo fuera a funcionar correctamente.

Por otro lado, Juno ha tenido que sobrevivir todo este tiempo a las inclemencias del espacio abierto y el acercamiento a Júpiter: el gigante gaseoso tiene una de las atmósferas radioactivas más peligrosas del sistema solar, con niveles que llegan a 20 millones RAD (apenas 1,000 RAD pueden matar a una persona).

Finalmente, la órbita de Júpiter está llena de electrones energéticos que viajan casi a la velocidad de la luz, lo que los convierte en prácticamente en balas cósmicas que pueden destruir naves. A pesar de todo, Juno llegó sana y salva.

2. Juno es la misión que más lejos ha llegado impulsada por energía solar

Desde los primero lanzamientos de sondas hacia el espacio hace ya varias décadas, la tecnología en la Tierra ha avanzado exponencialmente. Ahora, finalmente se ha podido lanzar un vehículo que “nunca” se quedará sin energía.
El Voyager 1, lanzado en 1977, se encuentra prácticamente ya fuera de la Vía Láctea, pero esto es debido a que funciona con energía nuclear. Prácticamente todas sus funciones fueron apagadas, y se espera que deje de funcionar totalmente para 2025.

Debido a la forma en que se acomodó Juno, ésta está orbitando Júpiter de tal manera que siempre queda de cara al sol y el planeta nunca lo tapa, por lo que, en teoría, la sonda trabajar indefinidamente recabando datos e información.

3. Juno ayudará a comprender los secretos de la Vía Láctea

El principal objetivo de esta misión es ayudar a la NASA a comprender cómo se formó Júpiter, y a partir de ahí, aprender a fondo cómo se formó el sistema solar, y ¿por qué no? La Tierra.

Debido a la cercanía a la que estará localizada la sonda del planeta, será posible obtener información sobre su atmósfera y también sobre la composición de su interior. Todos estos datos ayudarán a la NASA a empezar a revelar los secretos que guarda el gigante gaseoso, y a partir de ahí, empezar a entender un poco más sobre los diferentes sistemas solares y el universo.

Deja tu comentario

Nuevo

  • Nuevo

  • Trending

  • Lo Mejor

Subir