Tecnología

GoPro necesita reinventarse

La competencia contra los smartphones es difícil hasta para el líder de las action cameras

No importa si las GoPro son increíbles para crear video de deportes extremos o para conseguir panorámicas imposibles, al final, son un producto de nicho. Eso no parecía ser un problema hasta hace poco, pero de repente las ventas de estas cámaras se fueron a un abismo y la compañía, que es líder indiscutible de las action cameras, comenzó a despedir gente —7% de su personal, que no parece mucho, pero es señal de que algo muy malo está pasando—.

GoPro lanzará este año la Hero5, que graba 4K a 60 FPS y tiene mejor estabilización

Es desconcertante, porque GoPro es el estandarte de una ideología con mucha identidad: capturar la esencia de vivencias, hazañas y lugares que pueden experimentarse solo una vez. Y detrás de eso está que los espectadores podemos mirar a través de los ojos del dueño de una GoPro un mundo que jamás hemos visto antes. De ahí que el fenómeno se haya vuelto tan popular —casi viral— en tan poco tiempo.

Pero justo ese es el defecto del negocio de GoPro, porque ¿para qué gastar dinero en una cámara de acción, cuando la mayoría de las cosas que se hacen en la vida pueden grabarse con un teléfono convencional? Mientras que para alguien dispuesto a hacer surfing en las peligrosas costas de Cape Town —en Sudáfrica— tiene mucho sentido gastar $500 dólares en la Hero4 Black, el resto podemos conformarnos con un adaptador de celular para la bicicleta y con eso grabar nuestros recorridos en la ciudad —o en el bosque, alguna montaña, etcétera—. No es lo mismo que una GoPro, pero es más barato y conveniente para cosas poco arriesgadas.

Otro problema que tuvo GoPro, al menos durante 2015, es que no lanzó nuevos modelos realmente significativos. La Hero+ LCD tiene un precio que no se justica con agregar sólo una pantalla LCD y la Hero4 Session, que sorprendió por su tamaño, hace menos cosas que la Silver del mismo costo. La falta de innovación fue evidente, aunque para 2016 eso parece que va a corregirse.

Hace algunos meses GoPro mostró un sistema de 360° —que servirá para crear experiencias VR más emocionantes— y en CES 2016 perfeccionó la idea, al compactar todo en una sola cámara. En teoría ese nuevo equipo hará que la realidad virtual "de acción" sea más accesible para la gente común, pues todos los que ya hacen videos con hazañas extremas podrán repetir su trabajo aprovechando el potencial de una grabación esférica.

Lamentablemente la estrategia de GoPro de apostar por el VR depende completamente de si la nueva moda despega; si sigue lento, como en últimos años, será un riesgo que les cobrará factura. Y es que aún si Google Cardboard y el Gear VR abarataron el acceso a la realidad virtual, el precio de Oculus Rift hizo que el fenómeno VR se frenara un poco en su camino al mainstream.

GoPro dice que 15000 de los videos que se suben diariamente a YouTube fueron grabados con sus cámaras. "No le pedimos a la gente que lo haga, simplemente lo hacen porque es parte de algo que les apasiona." La presencia de marca ya está ahí, ahora sólo falta dar el siguiente paso. La idea de GoPro es convertirse en una plataforma indirecta de contenido, al proveer a todos, sean YouTube o Netflix, de material de los usuarios y videógrafos profesionales. "Estamos pensando en la forma de recompensar a los miembros de la comunidad que hacen las cosas más impresionantes".

Es una estrategia astuta, pues cada que algún video grabado con GoPro se vuelve viral, las ventas de sus cámaras se disparan. O al menos así era hasta hace poco, antes de que terminara 2015. En los últimos meses ni siquiera eso fue suficiente para ayudar con las decadentes ventas decembrinas de GoPro. ¿La razón? Tal vez que su estrategia de contenidos todavía no es suficientemente agresiva o sencillamente que hace falta otro producto más novedoso.

Lo importante es que GoPro no se está durmiendo en sus laureles —como parecía hace medio año— y ya sea con su estrategia de VR, de drones o por medio de contenido, tiene oportunidad de crecer e incursionar en nuevos negocios. No será sencillo, porque Nikon y Sony están haciéndole competencia con cámaras de acción que también son grandiosas, pero si GoPro sabe aprovechar la experiencia que ha acumulado todos estos años, tomará pronto otra vez la delantera.

Deja tu comentario

Nuevo

  • Nuevo

  • Trending

  • Lo Mejor

Subir