Guías

Cómo crear una audiencia para tu negocio

Toma estas consideraciones antes de lanzar tu startup

A estas alturas, seguro ya estás consciente de que en la actualidad no basta tener una idea genial para asegurar que tu negocio prospere. ¡Necesitas un mercado, personas que compren tu producto o servicio para mantenerte o crecer! Por eso, un primer paso antes de empezar a comercializar tu startup, es conseguir una audiencia. Pero, ¿cómo hacer esto? Para eso, te traemos una sencilla guía.

De acuerdo con Quick Sprout, un blog enfocado en ayudar a emprendedores a lanzar sus sitios web o de marketing, aseguró que hay 2 maneras de conseguir que una startup pueda ser autosistenible: la primera es crear un gran producto o servicio; es la manera tradicional de hacerlo. A fin de cuentas, si lo que estás creando es útil, debería encontrar un mercado, ¿no? Y aunque esto es cierto, el crecimiento puede ser más lento debido a que debes de esperar a que la gente lo conozca poco a poco. La segunda es primero buscar y crear tu propia audiencia y después lanzar tu producto o servicio. Sí, el comienzo es más lento pues hay mucho trabajo de preparación, pero es más sencillo que empieces a generar ganancias cuando la gente ya te conoce y sabe de lo que estás hablando. Con este método, el riesgo es menor, así que, ¿por qué no intentarlo? ¡Empecemos!

#1 Busca tu mercado

Supón que ya tienes una idea. El primer paso es encontrar qué tanta gente está interesada en ella. La manera más sencilla de hacer esto es entrar a tiendas minoristas en línea y buscar productos relacionados con el mercado al que apuntas. Si ves que hay muchos productos en venta, con cientos de reseñas, comentarios o calificaciones, eso quiere decir que hay un gran mercado para tu idea. Si hay muy pocas reseñas, eso quiere decir que el mercado al que estás apuntando es muy pequeño y podría ser más difícil comercializar tu producto o servicio.

Aunque parezca contraproducente buscar un mercado lo suficientemente grande, la clave está en encontrar uno que no sea tan grande como para que te imposibilite luchar por un puesto ni uno tan pequeño en el que nadie esté dispuesto a comprar lo que ofertas.

Busca y encuentra un nicho de mercado con el que te sientas cómodo. Debido a que lo que tú ofrezcas será mejor que la competencia, pronto podrás empezar a vender tu idea.

#2 Posiciónate

Una vez que ya encontraste tu mercado meta, es momento de que te posiciones frente a la competencia. ¿Qué puedes ofrecer tú que los otros no? En este caso, la manera más sencilla de proceder es crear un gráfico de vectores con algunas variables para identificar qué ofrecen tus competidores, para que así tú te puedas colocar en un sector que no está bien atendido.

Por ejemplo, los chicos de Quick Sprout utilizaron como ejemplo el lanzar un blog sobre marketing. Como sabes, a estas alturas ya hay muchos de ellos, por lo que un nuevo participante debe encontrar qué está buscando la gente y que en este momento no está ofreciéndose. Para ello, realiza búsquedas en Google, identifica tus competidores directos y analiza su oferta.

Ahora hay muchos blogs con contenido largo, y también muchos blogs con contenido para expertos. Pero, al menos entre los primeros resultados, no hay muchos blogs con contenido relativamente corto o para principiantes. Este es un mercado desatendido, por lo que un competidor inicial podría pelear por el primer puesto de manera más sencilla.

#3 ¡Crea contenido!

Esta es la parte "difícil" de crear una audiencia, pues se basa en crear contenido. Lo que puedes hacer en este paso es crear un blog personal o un perfil de redes sociales que se enfoque en hablar sobre el tema en cuestión. Si piensas vender una súper comida que sea rica, barata y saludable, entonces puedes empezar creando un blog o una página de Facebook sobre comida saludable. Comienza creando publicaciones/entradas de blog con contenido interesante para que la gente se incentive a leer o ver de lo que estás hablando. El objetivo es claro: convencer poco a poco a las personas de que te recuerden y que regresen a ti cada que publiques algo. En este momento, aún no es necesario que empieces a ofertar tu producto o servicio, sino conseguir gente que te siga y esté al pendiente de ti.

Este paso es complicado, pues debes ser constante y generar contenido de calidad. Al principio puede que no mucha gente te siga, pero puedes compartir tu blog o perfil social en otros blogs o perfiles sociales, recomendarlo a tus amigos o conocidos o, incluso si quieres, utilizar un poco de publicidad pagada (pero no mucho, pues lo que quieres es crecer orgánicamente). Una vez que tu audiencia llega a cierto punto, empezarás a crecer de manera exponencial simplemente por este crecimiento orgánico. Si tu perfil social crece entre 5% y 15% cada mes, en un año o 2 tendrás muchísimos seguidores:

Solo recuerda: constancia y calidad.

#4 Conoce a tu audiencia para ver qué quisieran comprar

Una vez que ya tienes una base de seguidores, puedes empezar a usarla para saber exactamente qué estarían dispuestos a comprar. Para esto, puedes utilizar pequeñas encuestas, hacer preguntas directas mediante publicaciones en blog o perfil social o incluso por boletín de correo electrónico. Lo mejor del caso es que debido a que tu audiencia crece de manera orgánica contigo, lo más probable es que sea activa e interactúe mucho contigo, por lo que seguramente recibirás muchas respuestas. Por supuesto, también debes estar al pendiente de los comentarios, pues muchas veces los usuarios mismos piden consejos o proponen oportunidades de negocio por medio de los comentarios que dejan.

Siguiendo el ejemplo de la comida saludable, puedes aprovechar para hacer una pequeña encuesta en Facebook o en tu blog para preguntar si estarían dispuestos a comprar una hamburguesa vegetariana que cueste X cantidad de dinero y que sepa igual que una regular. Con base en las respuestas de la gente, puedes medir el interés real de la gente en tu propuesta. En este punto, algo que puedes hacer es realizar tu propuesta a un número pequeño de seguidores, para que si la idea no tiene éxito, no la hayas quemado frente a toda tu audiencia.

Para este paso puedes utilizar herramientas como Google Forms o Survey Monkey, herramientas que te permiten realizar encuestas vía Internet y colocan los resultados en forma de métrica de manera automática.

#5 Ahora sí, ¡a comercializar!

Ya identificaste tu mercado meta, ya te posicionaste en un sector que está desatendido, ya creaste una audiencia y ya descubriste que sí estaría dispuesta a consumir un producto o servicio tuyo. Ahora sí, con todo este conocimiento a tus espaldas, ya puedes formalmente empezar a ofrecer tus servicios. Debido a que realizaste todas estas tareas de antemano, es probable que tu idea tenga éxito desde el principio, pues está siendo ofrecida a un nicho de mercado que está falto de una solución en particular.

Quick Sprout utilizó un ejemplo real de un hombre que, después de realizar todos estos pasos, ofreció un curso de marketing a 225 personas. De esta cifra, 39 preordenaron. Aunque 17% pueda no parecer una cifra muy alta, esta fue solo su primera prueba. Cuando el hombre ofreció el curso a sus miles de seguidores, el curso fue un éxito. A fin de cuentas, no es lo mismo 17% de 200 que 17% de 5000 ¿verdad?

Conclusión

Por supuesto que iniciar una startup desde 0 es un proceso difícil. Sin embargo, como viste en esta guía, hay maneras de reducir los riesgos al mínimo, y eso es conseguir una audiencia que esté dispuesta a invertir en ti antes de que siquiera empieces a comercializar tu producto o servicio. Esperamos que esta guía te haya sido de utilidad y ¡mucha suerte en tu emprendimiento!

Deja tu comentario

Nuevo

  • Nuevo

  • Trending

  • Lo Mejor

Subir