Startups

7 errores fundamentales que cometen los emprendedores

Nadie dijo que el camino sería sencillo

La vida de un emprendedor no es fácil, pues tiene la tarea de desarrollar su grandiosa idea y después presentarla al mundo para que todos la conozcan. Desafortunadamente el camino no es nada sencillo y mucha gente suele cometer errores que podrían terminar con su proyecto definitivamente. Por eso, aquí te traemos una lista con 7 errores que definitivamente debes evitar si quieres volverte exitoso.

1. No tener clara una meta.

¿Alguna vez te has percatado de que todas las grandes empresas del mundo tienen una misión y una visión muy claras? Pues esto no es casualidad. Si quieres convertirte en el mejor de lo que haces, tienes que tener perfectamente definido hacia dónde vas. Si no, simplemente vas navegando sin una idea muy clara de qué hacer a continuación.

El tener metas definidas te permite que enfoques todos tus esfuerzos en alcanzarlas: reunir cierta cantidad de fondos, llegar a cierto número de usuarios o lograr incluir cierta funcionalidad en tu producto o servicio son solo ejemplos de objetivos que puedes ponerte para que tu camino sea siempre claro. Gracias a ello, siempre sabrás qué es lo que tienes que hacer y tu trabajo simplemente será lograrlo.

Un detalle importante es que no solo importa que tú entiendas tu misión, visión y metas particulares. También importa que sepas transmitirlas a la gente que trabaja contigo. A fin de cuentas, es muy poco probable que estés solo en este arduo camino del emprendimiento.

2. No aceptar tus errores.

Aunque es muy posible que tengas una idea grandiosa, debes recordar que absolutamente nadie es perfecto. Por eso, es posible que tus amigos, compañeros, familiares o conocidos señalen errores en tu lógica desde una perspectiva que no habías considerado. En este punto, debes tomarte las cosas de la mejor manera posible y entender que la gente cercana a ti te hace esta crítica de manera constructiva y con el objetivo de que mejores tu producto o servicio.

Si crees que tienes la verdad absoluta, podrías encontrar varios problemas en el camino, como no entender por qué algo no está funcionando o peor aún, alejarte de gente que podría ayudarte a mejorar como persona y como empresario.

3. Hacerlo solo por el dinero.

Si estás considerando hacer una startup o ya la tienes en pleno desarrollo, es probable que una gran parte de tus ideales es que tu producto o servicio genere dinero. ¡Y claro! ¿Quién no desearía eso? Aunque es lógico que todo el mundo quiera ser millonario, debes recordar que eso se logra como una consecuencia de tus actor y que no debe ser el objetivo principal de tu empresa.

¿A qué nos referimos con esto? Piénsalo así: En algún momento, es posible que ya tengas una buena cantidad de dinero en tus manos. En ese punto, lo más útil para tu startup sería reinvertir ese capital para contratar más gente, mejorar tu tecnología o hacer crecer tu negocio. Sin embargo, algunas personas podrían no considerar esta opción porque "estarían perdiendo todo lo que ganaron" y preferirían quedarse con esa pequeña ganancia.

Al final del día, ¿cuál opción crees que sea más ventajosa? Por supuesto, reinvertir, pues es posible que a la larga te deje más dinero. Por eso, es importante ver el panorama completo y no solo lo que tienes frente a tus ojos en cada momento.

4. No tener suficiente dinero.

Este punto puede parecer paradójico considerando el anterior. ¿No debo preocuparme por el dinero pero sí debo preocuparme por el dinero? Escucha, el dínero sí es un aspecto fundamental en el mundo del emprendimiento... hasta cierto punto. Para desarrollar cualquier gran idea, es necesario gastar en personal, gastar en tecnología, gastar en mercadotecnia. Nadie dijo que sería un camino fácil o barato.

Por ello, aunque volverte millonario no debe ser tu objetivo fundamental, sí es necesario que sepas cómo conseguir una buena cantidad de capital que te ayude a financiar tu proyecto de manera satisfactoria. No hay nada más desesperante que las grandes ideas que se quedaron a la mitad del desarrollo simplemente porque se acabaron los billetes.

5. No publicitar tu producto o servicio.

Todos estamos en el mundo del emprendimiento porque tenemos una gran idea que queremos presentar al mundo. Por eso, su desarrollo y crecimiento debe ser un aspecto fundamental de tu plan. Sin embargo, es necesario que tengas una estrategia integral que incluya todo tipo de elementos, desde el trabajo en el proyecto hasta la manera de conseguir dinero y el medio para publicitar. ¿De qué sirve la mejor idea del mundo si nadie se entera de ella?

Por eso, debes entender que publicitar tu proyecto es importantísimo: ya sea que lo presentes a medios de comunicación, a grupos de enfoque o que coloques anuncios en plataformas tradicionales o digitales, no puedes olvidar que para que algo sea real, debe ser conocido. ¿Hace ruido un árbol que cae en el bosque si no hay nadie para escucharlo? Al menos en el mundo del emprendimiento, no.

6. Querer hacerlo todo tú solo.

En el mundo del emprendimiento, como en la vida, es muy difícil hacer las cosas sin ayuda de nadie. Sobre todo si quieres hacer que tu proyecto crezca, es fundamental que consigas algunos pares de manos extra, si acaso para poder realizar y desarrollar todo lo necesario en el tiempo límite. Compartir la experiencia te ayudará a que todo se cree de manera más veloz, obtendrás diferentes puntos de vista de cada tema en particular y, sobre todo, te permitirá conocer gente increíble.

Un aspecto importante de este punto es que tienes que aprender a delegar y confiar en tu equipo. Sí, deberás repartir tareas y creer que todos los integrantes de tu equipo lo harán igual de bien que tú.

7. Perder la paciencia.

Perder la paciencia es una de las principales razones por las que los proyectos de emprendimiento fallan. El trabajo no es sencillo, pues a lo largo del camino te encontrarás con muchos obstáculos y problemas. Para salir victorioso, debes tener una gran idea, un buen plan de negocios, el capital suficiente y una gran confianza en tu equipo de trabajo. Si las cosas salen mal al principio, ¡no es el fin del mundo! Cambia lo que sea necesario y vuelve a intentarlo desde otra perspectiva.

Hay un dicho que dice que el que persevera alcanza. Y en el mundo del emprendimiento, esto es más que real. Piensa en toda la ventaja que le estás sacando a toda la gente que se rindió a la primera simplemente por intentarlo una vez más.

¡Esperamos que este listado sea útil para ti y tu startup! ¡Déjanos tus comentarios!

Deja tu comentario

Nuevo

  • Nuevo

  • Trending

  • Lo Mejor

Subir