Conoce al joven mexicano que creó el acelerador de partículas más barato del mundo

Cristóbal García trabaja diariamente por la ciencia y por su país

Sígueme en Twitter: @RoYbarra

Cuando pensamos de dónde podrían surgir los sucesores de genios modernos como Albert Einstein y Stephen Hawking, jamás nos imaginaríamos que una comunidad marginada de Guerrero podría convertirse en la cuna de un nuevo prodigio de la física. En las siguientes líneas te quiero contar la historia de Cristóbal Miguel García Jaimes, un joven mexicano de 19 años que además de haber recibido el Premio Nacional de la Juventud el año pasado, también es fundador de una asociación que busca apoyar a la gente talentosa y de escasos recursos, como él.

Como un gran número de historias de éxito, ésta tiene como protagonista a un personaje que, a pesar de enfrentar a la adversidad, logró salir adelante y destacar y convertirse en un ejemplo a seguir para todos las personas que anhelamos vivir en un México mejor. Cristóbal es originario de San Miguel Totolapan, municipio ubicado en Guerrero. Desde pequeño tuvo que trabajar para ayudar a su familia, pero su curiosidad y amor por la ciencia lo mantuvieron siempre despierto y ávido de conocimientos. En primaria y secundaria recibió varios reconocimientos de aprovechamiento, además de que ganó concursos académicos en su zona, región y estado.

El joven científico cuenta que fue en quinto año de primaria cuando descubrió el libro Física. Conceptos y aplicaciones, de Paul E. Tippens, y eso fue lo que lo motivó a seguir el camino de la ciencia, específicamente de la física.

"La ciencia es mi pasión, porque lo que más me gusta es preguntar y no quedarme con dudas." —Cristóbal García.

Gracias a que Cristóbal ganó el concurso de matemáticas aplicadas cuando cursaba el segundo año de bachillerato, logró ingresar en el programa Jóvenes hacia la Investigación de Ciencias Experimentales. A partir de ese momento, realizó una estancia en el Instituto de Física de la UNAM. Fue ahí, donde a sus 17 años, fabricó el acelerador de partículas más barato del mundo, sólo le costó $1000 MXN en materiales. Ese increíble invento lo colocó como el claro ganador de la Feria de Ciencias de la UNAM de ese año.

Su logro más reciente lo obtuvo el pasado noviembre, cuando se hizo acreedor al Premio Nacional de la Juventud 2014, la máxima distinción pública que entrega el gobierno federal a los menores de 29 años con una trayectoria de esfuerzo, superación, creatividad, productividad, iniciativa o por actos u obras valiosas o relevantes.

A pesar de estos impresionantes logros académicos y científicos, lo que más motiva a Cristóbal a seguir trabajando por el futuro de México es su fundación Ciencia Sin Fronteras, la cual dirige actualmente. El objetivo de este proyecto social es divulgar el conocimiento y la cultura para ayudar a niños y jóvenes indígenas que tienen ganas de estudiar, pero que debido a su situación, les es difícil tener acceso a la educación. El joven científico explica su filosofía con la simple frase: "Tengo la visión de que por cada joven que continúa estudiando, es doble ganancia para el país. Un soldado menos para el narcotráfico y uno más para el buen desarrollo de la nación."

Pienso que es un honor contar con gente como Cristóbal, que pone todo su esfuerzo y habilidades al servicio de los demás, pero que además tiene el claro objetivo de mejorar la situación de su país y el mundo entero por medio de la educación, la ciencia y el trabajo duro.

Si quieres conocer más de este mexicano ejemplar y su labor, te invito a que visites la página de Facebook de Ciencia Sin Fronteras, A.C., entres en el sitio de Las 30 Promesas de Expansión 2015 y veas la siguiente entrevista que le hicieron en Telefórmula en febrero.

Deja tu comentario

Nuevo

  • Nuevo

  • Trending

  • Lo Mejor

Subir