LPI, la nueva ley que restringe el derecho a la información en España

La legislación obliga a Google a pagar por publicar enlaces

El gobierno español aprobó recientemente una ley que obliga a servicios de noticias como Google News, a pagar a los sitios donde se origina la información por cada enlace que compartan en su página. Esto significa que, si por ejemplo, Google decide publicar el link de una noticia del diario El Mundo, deberá pagar al periódico por el derecho de hacerlo.

La Ley de Propiedad Intelectual (LPI), a grandes rasgos, restringe el derecho a la información de los españoles, pues en sus artículos 157 y 158 estipula que es ilegal ofrecer listas ordenadas y clasificados de enlaces en Internet. Las implicaciones son enormes y muy importantes, debido a que Internet es, básicamente, un conjunto de computadoras unidas mediante enlaces, así que la prohibición de enlazar contenido o la obligación de pagar un impuesto por ello haría de la red una amalgama desorganizada de información sin sentido.

De no cumplir con esta nueva ley, Google y otras páginas que ofrecen servicios similares (que llevan gran cantidad de tráfico a los periódicos) tendrán que pagar una multa de €600,000 EUR. Para asegurar el cumplimiento de la ley, se establecerá una comisión de propiedad intelectual creada por el gobierno, que podrá cerrar las páginas donde se alojen los enlaces sin necesidad de permiso judicial. Entre los obligados a cumplir con esa legislación se encuentran servicios de hosting y pagos en línea, lo que significa que las compañías responsables de almacenar páginas con enlaces podrían enfrentar la imposición de multas o el cierre de operaciones.

La ley, que entrará en vigor el 1 de enero de 2015, sólo afecta a contenido de miembros de la Asociación de Editores de Diarios Españoles (AEDE), pero debido al enorme número de medios afiliados a la organización, la mayoría de los enlaces publicados en Google News España y otros servicios se verán afectados.

Adicional a esto, el gobierno tendrá el poder de cerrar cualquier sitio que contenga enlaces a contenido protegido por la ley de derechos de autor, aunque los sitios sean no lucrativos.

De acuerdo con Carlos Sánchez Almeida, del Bufet de Abogados Almeida, la nueva ley "es pura censura, una restricción del derecho de información de los ciudadanos. Cualquier página web que ponga listados de noticias o que agregue noticias de forma sistemática, debería pagar este canon o arriesgarse a una enorme multa. Por ejemplo, un blog creado por un usuario cualquiera que enlace a estas noticias de los medios AEDE, tendría que pagar."

Antes había sucedido algo similar, pues en Alemania los periódicos hicieron las mismas demandas. Ante eso, Google decidió quitar los enlaces de su sitio y los medios de comunicación alemanes tuvieron que retractarse, pues la remoción de los links causó un serio deterioro en su tráfico habitual.

Esta ley afecta de manera profunda al pueblo español, pues verá reducidas sus fuentes de información y tendrá que decidir entre recurrir a medios tradicionales o fuentes extranjeras, si las autoridades no restringen también esas vías de comunicación. Estas tácticas de intimidación, prohibición y multas recuerdan al modelo chino de telecomunicaciones, que es controlado por entidades gubernamentales manipuladas por intereses particulares y muestran que muchas organizaciones anticuadas harán lo que sea con tal de mantener una estrategia comercial que corresponde a un mundo que ya no existe.

Quienes apoyan esta legislación deberían buscar modelos de negocios modernos exitosos que les permitan capitalizar su contenido sin restringir el derecho a la información de todo un país. Google ha demostrado ser una excelente herramienta para generar tráfico en todo tipo de sitios del mundo y los periódicos deberían usar esa herramienta, no limitarla.

Los medios de información de España que promovieron la Ley de Propiedad Intelectual (LPI) harían bien en no ejercerla, pues seguramente les resultará contraproducente a largo plazo. Es probable que Google elija no meterse en problemas y simplemente retire el contenido de estos periódicos de sus páginas, lo que resultará en una pérdida importante de tráfico para los miembros de AEDE, pues la gente busca información en buscadores de Internet.

La circulación de ideas e información es fundamental para la estructura de la sociedad moderna y limitar su libre flujo por la resistencia al cambio de unos pocos es simplemente inaceptable y debería ser impedido en esta llamada "era de la comunicación".

Deja tu comentario

Nuevo

  • Nuevo

  • Trending

  • Lo Mejor

Subir