5 tips de seguridad para mantener tu información protegida

Una lista de consejos que pueden hacer casi imposible el acceso a tus datos

Aparte de lo obvio, como tener tus dispositivos protegidos con contraseña y decidir quién tienen acceso a ellos, hay medidas de seguridad que puedes tomar para confiar en que tanto tu identidad como tu información y tus datos están seguros.

1. Elige una contraseña difícil

Aunque este consejo podría parecer elemental, muchas personas tienen contraseñas fáciles de recordar que podría ser sencillo adivinar. Quizá resulte evidente que 1234567890 no es un password seguro, pero es uno de los más utilizados en el mundo junto con sus primos 0987654321 y abc123. Lo recomendable es combinar letras mayúsculas y minúsculas con números y símbolos, algo como tHeQ@R3, por ejemplo, sólo hay que tener en cuenta que si está relacionada con algo personal, podría deducirla quien conozca al dueño de la misma. Mis contraseñas no tienen absolutamente nada que ver conmigo, ni con mis gustos o mi pasado; uso palabras al azar mezcladas con símbolos y números, y recomiendo ampliamente recurrir a esta técnica.

Ninguna contraseña es infalible y es recomendable cambiarla cada cierto tiempo. Muchos servicios de correo y redes sociales ofrecen la opción de forzarte a cambiar tu password en un periodo que tú eliges.

2. Busca métodos de seguridad alternativos, según la aplicación

Debido a que muchos usuarios no adoptan contraseñas seguras, servicios como Facebook tienen opciones adicionales que ayudan a proteger la identidad. En el ejemplo específico de esta red social, se ofrecen métodos como sesiones activas. Esta muestra una lista de las últimas veces que se accedió a tu cuenta de Facebook, incluyendo fecha, ubicación, tipo de dispositivo utilizado y hora aproximada de cada inicio de sesión, lo que da un mayor control de los accesos a tu cuenta; en conjunto, también es posible activar notificaciones de inicio de sesión que, como su nombre indica, envían un aviso al correo o al celular de cualquier acceso a la cuenta.

Facebook también ofrece las aprobaciones de inicio de sesión, que solicitan introducir un código especial, enviado a tu teléfono cada vez que intentas acceder a tu cuenta desde una computadora o smartphone distinto.

Otra opción muy útil de la red social es una llamada contraseña de un sólo uso, y está pensada para que la utilices en lugares donde no te sientas cómodo al proporcionar tu contraseña de Facebook, por ejemplo un cibercafé o una biblioteca pública. Para esto es necesario enviar desde tu celular las letras opt en un mensaje de texto al número que aparezca en esta lista según tu ubicación geográfica; lo que ocurre es que recibes un password desechable que se utiliza sólo una vez. Desafortunadamente, la disponibilidad de este servicio en América Latina depende del proveedor de telefonía celular de cada localidad.

Twitter también tiene opciones para añadir una capa de seguridad a tu contraseña con login verification o con passwords temporales, donde recibes mensajes en tu celular para verificar tu información.

Cada vez son más las empresas que añaden capas de seguridad para dificultar el acceso de personas indeseadas en tus cuentas. Este tipo de proceso tiene el nombre de contraseña de 2 pasos, y Twitter, LinkedIn, el iCloud de Apple, los diferentes servicios de Google y PayPal lo utilizan. Por lo general, las instrucciones se encuentran en el área de ayuda de estos sitios.

3. 1Password

1Password es una herramienta que ayuda a generar y guardar todas tus contraseñas en un sólo lugar. Su principal ventaja es crear contraseñas extremadamente complicadas que utilizan todo tipo de letras y símbolos para tus correos o cualquier tipo de páginas, desde las más populares hasta personales. Toda la información se almacena en la aplicación y se controla por un password maestro. Esto es muy importante, pues debes tener en cuenta que una sola clave da acceso a todas tus cuentas.

Con este software generas contraseñas hasta de 50 caracteres; tienes la opción de seleccionar mayúsculas y minúsculas, que sea impronunciable y que tenga hasta 10 dígitos y 10 símbolos.

En general, es una muy buena opción para asegurar que nadie acceda a tus cuentas de manera externa, por la complejidad de las combinaciones. El software también tiene una aplicación móvil que puedes usar para entrar en tus cuentas desde dispositivos portátiles.

4. Cuidado con los mails que abres y los archivos que ejecutas

Una de las principales formas en las que se propagan los virus es por medio de archivos adjuntos en correos electrónicos. Con la promesa de una oferta especial o una fotografía interesante, es común que los usuarios abran estos archivos sólo para darse cuenta de que se cierran de inmediato o instalan aplicaciones no deseadas. La recomendación básica es no abrir correos de desconocidos, menos aún si contienen archivos con terminación .exe y tener mucho cuidado si son .zip.

También es común que estos programas maliciosos se ejecuten al bajarlos inadvertidamente de Internet cuando se piensa que el archivo es interesante. Afortunadamente, las páginas que albergan este tipo de código son muy obvias para atraer visitantes, pues invitan a dar clic en sus enlaces y a bajar sus aplicaciones. Ten presente que lo más probable es que no, no te hayas ganado ese iPad por ser el visitante número 1,000,000.

5. Ten cuidado extra cuando ingreses en tus cuentas de banco

Una de las actividades más útiles desde Internet es acceder a tu banco para hacer depósitos o simplemente revisar tu cuenta. Esto implica muchos riesgos y hay varias medidas de seguridad relacionadas con ello. La primera y más obvia es tener una contraseña segura, como explicamos en el punto 1.

Si accedes a tu banco vía celular, asegúrate de tenerlo protegido con contraseña y de no guardar datos sensibles en notas o lugares de fácil acceso en tu dispositivo.

Por oficiales que parezcan, nunca contestes correos electrónicos de tu banco en donde se te pida anotar tu número de cliente, contraseña o datos personales. Aplica el mismo criterio a mensajes que recibas de redes sociales, aunque sean las oficiales de tu banco.

Mantén tu navegador al día e intenta usar Internet Explorer, pues no acepta plug-ins ni aplicaciones de origen extraño; y como protección extra, sólo usa el navegador con este propósito.

La mayoría de los bancos proveen a sus clientes con algún tipo de antivirus o firewall especializado (a veces de manera gratuita); te recomendamos instalarlo en tu computadora para minimizar el riesgo de suplantación de identidad.

Mención especial

Es probable que este sea el tip más importante de todos. Nunca entres en sitios que requieran contraseña, redes sociales y mucho menos bancos, desde un café Internet, una biblioteca pública o un sitio en el que no confíes plenamente; y si es indispensable por alguna emergencia, asegúrate de que el teclado no tenga ningún keylogger virtual o físico (como el que se muestra en la fotografía) y cambia tus datos personales lo más rápido posible después de abandonar el lugar.

Finalmente, si no confías en una persona plenamente y debes usar su computadora, aunque sea una laptop, recuerda que también puede tener un keylogger que guarde cada uno de tus tecleos y los envíe por correo electrónico a una cuenta específica, lo que da acceso a tu información. Tampoco es conveniente prestar la computadora si no tienes plena confianza en el usuario, pues en cualquier momento puede instalar uno de estos programas y acceder a tus datos.

Deja tu comentario

Nuevo

  • Nuevo

  • Trending

  • Lo Mejor

Subir