Cultura Web

Sólo 35% de las donaciones por el terremoto tienen un destino claro

Sólo 1 de cada 10 iniciativas ofrece recibos fiscales para deducción de impuestos

Después del sismo de 7.1 grados que azoto el centro de México el 19 de septiembre pasado, México, particularmente la ciudadanía, sorprendió al mundo con su entrega y apoyo incondicional. Literalmente la gente se sacó el pan de la boca y se quitó la cobija para ofrecerlas al prójimo en desgracia. Los mexicanos sudamos, sangramos y lloramos en los distintos derrumbes, tratando de rescatar personas, mascotas e incluso los cuerpos inertes de aquellos que no tuvieron la suerte de sobrevivir al desastre. Las donaciones en especie y dinero fueron sorprendentes y la gente se arremolinó a hacerlas llegar por donde fuera. Empresas, nacionales e internacionales, apoyaron también, algunas donaron dinero, otras producto, otras dejaron de fabricar sus productos habituales para embotellar agua. La respuesta fue abrumadora, sin embargo, una investigación hecha por la Alianza por la Diversidad y la Inclusión (ADIL) revela que no todo ha sido miel sobre hojuelas.

Aparentemente, 70% de las iniciativas que se han formado para recaudar y distribuir recursos no han podido aclarar el destino de los fondos recabados. Esto quiere decir que nadie sabe realmente qué ha pasado o pasará con el dinero que se ha donado a 7 de cada 10 iniciativas en México. El problema, aparentemete, es que en nuestro país no existe un organismo oficial encargado de regular las campañas de donación, ni de asegurar que los recursos obtenidos se destinen para el propósito anunciado. Tampoco existe una manera de comprobar si las empresas que se comprometieron a igualar o superar las donaciones recibidas –como el caso de Fundación Carlos Slim, que prometió quintuplicar cada peso recibido para apoyar con la recuperación del sismo– realmente estén cumpliendo con lo pactado.

Según ADIL, su estudio analizó 140 iniciativas (45 empresas, 46 organizaciones de la sociedad civil y 49 campañas de fondeo) enfocadas en obtener recursos para ayudar a los damnificados por el sismo. Según sus hallazgos, sólo 1 de cada 10 iniciativas ofrecen recibos para deducir la donación, a pesar de que esto está contemplado en la Ley del Impuesto Sobre la Renta (LISR). Sólo 35% de las iniciativas tienen una meta económica clara y establecida, sólo 35% tienen una fecha límite de recaudación y sólo 26% de ellas especifica claramente cómo se distribuirán y utilizarán los recursos recabados, el resto simplemente promete que se usarán para ayudar a los damnificados.

ADIL asegura que, entre el 19 y el 27 de septiembre se estima que, analizando el tráfico de clientes que tienen los bancos, los supermercados y los cines, además de los usuarios de tarjetas de crédito, se podría haber ya conseguido cerca de $10 millones de dólares en donaciones. Cabe señalar que esta cantidad sólo está contemplando dinero donado por la población civil, no está tomando en cuenta los donativos hechos por empresas.

“Este dinero es el aportado por la población en general. No se incluyen los grandes donativos corporativos anunciados por Facebook y Uber de $1 millón de dólares cada una a la Cruz Roja. El de Google de $1 millón de dólares y de BBVA Bancomer por de $10 millones de pesos. Un total aproximado de $3.5 millones de dólares de estas 4 compañías, por lo que el número podría irse fácilmente hasta $20 millones de dólares en los siguientes días en cuanto el resto de empresas anuncien sus aportaciones al Fideicomiso Fuerza México.”, se lee en el estudio.

Según ADIL, la oportunidad más grande que hay aquí es lograr que ese 75% de iniciativas que han y siguen recibiendo dinero y que no hay anunciado como lo distribuirán, se organicen para centralizar sus esfuerzos en iniciativas civiles que puedan ser administrados por la misma sociedad. De esta manera, toda la gente que ha expresado desconfianza y recelo ante las estrategias y planes anunciados por el gobierno, puedan unirse como sociedad y enfocar los esfuerzos con estos recursos que no son nada despreciables.

Finalmente, ADIL hace las siguientes recomendaciones para las personas que están pensando donar a través de alguna institución, empresa, organización o campaña:

  • Verifica quién convoca. Revisa la trayectoria e historial de la institución
  • Revisa si está respalda por una Asociación Civil, que usualmente son las que tienen mayores herramientas de auditoría de seguimiento y transparencia establecidos
  • Solicita tu recibo para deducción de impuestos. De esta manera el dinero siempre puede ser rastreado hacia la persona que lo proporcionó y, de esta forma, ningún tercero podrá utilizar los recursos para su beneficio
  • Pide evidencia, da seguimiento y no te olvides de la situación

Deja tu comentario

Nuevo

  • Nuevo

  • Trending

  • Lo Mejor

Subir