Smartphones

Huawei Mate 20 Lite [Reseña]

Un gama media con IA, enfocado a los que gustan de equipos más serios, elegantes y toques premium

Los de Huawei está de vuelta con una de sus series estrella, la Mate que ahora, con el apellido 20 quiere poner de nuevo la vara alta. Pero antes nos han presentado al más pequeño de dicha familia que lleva de apellido Lite, se trata del Huawei Mate 20 Lite.

Este Mate 20 Lite es un teléfono de gama media, que hereda algunas cuestiones de diseño y funciones, de lo que supondrán sus hermanos mayores, pero de manera contenida como veremos a continuación. Y a diferencia del resto de los Mate 20, esta versión Lite estará disponible en México a partir del 18 de octubre.

Para comenzar, estas son sus características principales

  • Pantalla LCD de 6.3 pulgadas, formato 19.5:9 y resolución Full HD+
  • Procesador Huawei Kirin 710 de 8 núcleos
  • 4GB de RAM
  • 64GB de almacenamiento expandible a 256GB vía microSD
  • USB 2.0 Tipo C
  • Entrada de auriculares
  • Cámara frontal de 24 MP + 2 MP con apertura f/2.0
  • Cámara trasera de 20 MP + 2 MP con apertura f/1.8, autofoco y HDR Pro. En ambos casos se integra inteligencia artificial, realidad aumentada y Súper Cámara Lenta
  • Android 8.1 con EMUI 8.2
  • Batería de 3750 mAh

Así que de primera instancia, vemos que se trata de un gama media que estrena el nuevo procesador 710 de la empresa y que le pide prestadas algunas funciones a equipos como el Nova 3 con su sistema de cuatro cámaras fotográficas con inteligencia artificial. Pero manteniendo la sobriedad de los Mate.

Diseño elegante con toques premium

El diseño del Mate 20 Lite se ha subido al tren que ha caracterizado a la gama alta en los últimos dos años: cristal. Así es, abandona por primera vez el metal y aluminio, en favor del cristal.

Esto trae algunas ventajas, pero también desventajas. Para empezar, no deja de ser grato al taco y a la vista este nuevo diseño enfocado en el cristal. Luce como si se tratara de un teléfono de gama alta, a la altura de cualquiera que se le ponga enfrente.

Siendo que se trata de un Mate, sólo está disponible en dos colores (negro y azul) y en ambos casos luce sobrio, digno de un ejecutivo moderno. Además, la gran pantalla luce increíblemente bien, con negros profundos, al mismo tiempo que vibrante. En los costados los bordes son mínimos y con una ligera curvatura. Mientras que tiene un pequeño borde en la parte inferior y el ya clásico notch en la parte superior, mismo que se puede esconder mediante software como ya ha sucedido con otros modelos de la empresa china. Es justo en esa muesca, que encontramos el auricular y las dos cámaras frontales. No hay lector de huellas, ni letreros en el frente.

En su parte trasera, encontramos arriba y en medio, las cámaras traseras y el lector de huellas, mientras que el flash está a un lado, y el logotipo de Huawei está localizado en la parte central inferior.

Así que mientras la gama P20 destacaba por su acomodo de las cámaras y logotipo como si se tratara de una cámara fotográfica, acá tenemos un diseño más tradicionalista y serio.

Es de agradecer que en la parte inferior Huawei haya incluido puerto de carga USB C y otro para auriculares.

Es obvio que estamos frente a un teléfono sumamente elegante, pero que al ser de cristal se convierte en un verdadero imán de huellas dactilares, además que es bien sabido que el cristal es más frágil contra caídas. Por fortuna se incluye un case de plástico transparente que puede ayudar a protegerlo, a costa de su diseño.

También tenemos que mencionar que el gran tamaño del equipo, lo hace apto para su uso con dos manos. Es casi imposible alcanzar todos los elementos del sistema a una sola mano, a su favor tenemos que decir que se siente muy bien. Gracias Huawei para hacer que teléfonos de gama media, se sientan premium.

Android 8.1 y EMUI 8.2

Huawei le metió Android Oreo al Mate 20 Lite, a diferencia de su futuro hermano mayor que llevará Android Pie. Y la versión de EMUI que viste es la 8.2.

Android 8.1 vestido con EMUI 8.2
Android 8.1 vestido con EMUI 8.2

En este sentido, no encontramos grandes diferencias con respecto a otros teléfonos de la marca, así que si te has sentido cómodo, acá será prácticamente lo mismo.

Pero si nunca has usado un Huawei, entonces tengo que decirte que te encontrarás un Android no tan puro, pero con interesantes añadidos que mejoran la funciones, como el sacado de screenshots.

Lo único sí nos gustaría que mejorará, es la duplicidad de aplicaciones, con respecto a las de Google. Pero en general, todo se mueve fluido gracias al Kirin 710 y a los 4GB de RAM, aunque con aplicaciones demandantes o al cambiar entre varias apps, es posible que notemos la diferencia del desempeño con respecto a un teléfono de gama más alta.

Android 8.1 vestido con EMUI 8.2
Android 8.1 vestido con EMUI 8.2

Vaya, no hay queja en el aspecto del desempeño, pero es importante dejar claro que se trata de un teléfono que si bien aspira a lo grande, más bien es de término medio. Para la mayoría de los casos, eso sí, no debería de presentar problemas de uso.

Además, la batería nos ofrece un día completo sin sufrir demasiado. Y sigue mostrando lo importante que es para Huawei el tema de la autonomía en sus móviles. Además tiene carga rápida.

La pantalla luce muy bien. Si bien no es OLED, es una de las LCD IPS con mayor calidad en un teléfono de estas características. Notamos, que satura un poco los colores, esto hace que las cosas luzcan quizás mejor de lo que realmente son, pero se puede ajustar en Configuración para que tenga tonalidades más naturales. Como sea, no hay queja en este sentido, aunque de nuevo dejamos claro que no es una OLED y los negros no son tan negros.

Otro más con cuatro cámaras inteligentes

Las dos cámaras traseras del Mate 20 Lite.
Las dos cámaras traseras del Mate 20 Lite.

Huawei repite la fórmula del Nova 3, pero ahora en su serie Mate. Si bien, el acomodo es distinto, cuenta con dos cámaras traseras y otras dos en el frontal que no sólo tienen inteligencia artificial para la detección y optimización de las tomas, sino que también llevan HDR Pro (para el sistema frontal), y cámara lenta.

Las dos cámaras frontales del Mate 20 Lite.
Las dos cámaras frontales del Mate 20 Lite.

Los resultados son buenos. La empresa china sigue utilizando sus algoritmos de IA para optimizar las imágenes dando como resultados tomas ligeramente saturadas en colores, que si bien hacen que todo luzca más bonito de lo que es, los más puristas no estarán de acuerdo.

Jugando con el efecto bokeh.
Jugando con el efecto bokeh.

Las tomas de noche son bastante buenas, pero no alcanzan la calidad de un P20 Pro, por ejemplo. Y se entiende.

El HDR Pro, sólo está presente en la cámara frontal, por lo que las selfies siempre saldrán bien. El efecto de profundidad de campo es mejor cuando hay buena iluminación, aunque sigue presentando artefactos y defectos con detalles como el cabello y con lentes, por ejemplo. Aunque este es un problema general, que afecta a prácticamente a todos los teléfonos que realizan con software este tan gustado efecto bokeh.

Una selfie con la cámara frontal (estaba más contento de lo que aparenta la foto)
Una selfie con la cámara frontal (estaba más contento de lo que aparenta la foto)

Las tomas en general, al igual que sucede con el Nova 3, resultan un tanto saturadas o exageradas. Pero si apagamos la inteligencia artificial, veremos fotos más naturales. Así que dependerá del gusto de cada quien el tipo de imágenes a obtener. Eso si, la IA logra detectar con mucha eficacia objetos, comida, niños, etcétera.

El Mate 20 Lite cumple en el aspecto fotográfico, sus cámaras no están firmadas por Leica, pero sí tiene IA. Y los resultados finales son más que efectivos, aunque sin llegar a lo que hoy puede hacer el P20 Pro.

También es importante mencionar que, a diferencia del Nova 3, este teléfono no tiene sensores infrarrojos, por lo que su detección facial no es tan eficiente, ni segura.

Un buen representante de la gama media

A falta de saber su precio final, y que puede determinar que tan recomendable es este teléfono, podemos decir que se trata de un digno representante de la gama media.

No logra destacar realmente en algún apartado, pero tampoco se queda atrás en ninguno y permite democratizar aspectos que antes estaban disponibles en gamas superiores como el diseño de cristal y un sistema de cuatro cámaras fotográficas con inteligencia artificial.

Podemos decir que es un teléfono más que apto para aquellos que buscan estar conectados todo el día, con un diseño premium y elegante, con la ventaja de sacar buenas fotografías; pero sin tener que dejar un riñón en el camino para poder comprarlo. Y eso, al final del camino, siempre es bueno.

Deja tu comentario

Nuevo

  • Nuevo

  • Trending

  • Lo Mejor

Subir