Cuál es la diferencia entre MP3 y FLAC

Conoce qué ofrecen los distintos tipos de archivos de audio

Sígueme en Twitter: @RoYbarra

El reciente lanzamiento del reproductor y servicio de música de Pono tiene el objetivo de otorgar una alta calidad de audio para los amantes de la música que más que buscar portabilidad y practicidad, están interesados en disfrutar las composiciones tal como el artista concibió que debían escucharse. Con el fin de entregar el más alto nivel de audio digital, el PonoPlayer se basará en los archivos de tipo FLAC.

Pero ¿cuál es el problema con el popular MP3 o por qué FLAC es de mejor calidad? En realidad, además de estos 2 formatos, existen otros con distintas especificaciones que los diferencian entre sí.

En este artículo hablaremos de los formatos más importantes y sus características, de esta manera podrás elegir el que más te convenga.

¿Qué es el bitrate?

La diferencia en el tamaño de los archivos es notoria
La diferencia en el tamaño de los archivos es notoria

Probablemente has escuchado este término antes, pero por si no lo recuerdas o no sabes a lo que se refiere, lo explicaré. El bitrate se traduce como la velocidad de transmisión de bits, es decir, la cantidad de bits o datos que son procesados en una unidad de tiempo. Al referirnos al audio, usualmente empleamos la medida de kilobits por segundo (Kbps). Por ejemplo, la música disponible en iTunes usualmente es de 256 Kbps, lo que significa que hay 256 kilobits de información almacenados en cada segundo de la canción.

Mientras más alto es el bitrate de un archivo, más espacio ocupa en tu disco duro. Usualmente, un CD de música usa una gran cantidad de espacio en la memoria, por lo que desde inicios de la década de los 90, el investigador Karlheinz Brandenburg desarrolló el estándar de compresión de audio que ahora conocemos como MP3. Cuando un archivo de audio es comprimido, el espacio destinado para él es menor, sin embargo, esto significa que pierde parte de su calidad de sonido. Por esa razón los distintos formatos de audio disponibles se dividen en 2 categorías: con pérdidas y sin pérdidas.

Formatos sin pérdidas

Los formatos sin pérdidas o lossless, como se les conoce en inglés, conservan la calidad de sonido de la fuente original intacta. Esto quiere decir si comprimes un CD en alguno de estos formatos, tus archivos de música digital contarán con la más alta calidad.

  • FLAC. El códec de sonido sin pérdidas libre (Free Lossless Audio Codec) es el más usado, por lo que es una de las mejores opciones para almacenar música sin perder calidad. A diferencia de otros formatos como WAV y AIFF, la compresión que usa disminuye el espacio que ocupa. Además, es software libre y gratuito, por lo que cualquiera puede utilizarlo y es compatible con un número considerable de reproductores.
  • WAV y AIFF. Estos 2 formatos no emplean compresión, por lo que podría decirse que son copias exactas de la fuente original de sonido. Aunque ambos son de la misma calidad, lo que los diferencia es la manera en que almacenan los datos. AIFF fue creado por Apple, mientras que WAV es usado universalmente. El problema de estos formatos es que al no contar con ningún tipo de compresión, ocupan demasiado espacio en la memoria. Normalmente se utilizan en la edición de audio.
  • ALAC. El formato sin pérdidas de Apple es muy similar a FLAC porque usa compresión, el detalle es que fue creado por la compañía fundada por Steve Jobs. Aunque su método de compresión no es tan eficiente como el de FLAC (ocupa más espacio), la ventaja es que es compatible con iTunes y dispositivos iOS.

Formatos con pérdidas

Los formatos lossy, o con pérdidas, son los más comunes, la mayoría de los sistemas y reproductores los reconocen y se comprimen bastante, lo que permite que grandes cantidades de música sean almacenadas en poco espacio. Una ventaja es que si su bitrate es lo suficientemente alto, será difícil distinguir la diferencia que guarda con la fuente original.

  • MP3. Su nombre sin abreviar es MPEG Audio Layer III, y es el formato con pérdidas más popular, tanto que se ha convertido en el referente de la categoría de música digital o descargable en Internet. Aunque no es el formato más eficiente de todos, sí es el que tiene la mayor compatibilidad, por lo que es la primera opción por elegir entre los formatos lossy.
  • AAC. El Advance Audio Coding es similar al MP3, aunque un poco más eficiente en su compresión, lo que significa que sus archivos ocupan menos espacio mientras que igualan la calidad del MP3. Aunque no es tan popular, tiene la ventaja de que los reproductores de Apple lo soportan.
  • WMA. Como su nombre lo indica, el Windows Media Audio es el formato propietario de Microsoft. Es muy similar a los 2 formatos anteriores y realmente no ofrece ninguna ventaja sobre ellos. La desventaja es que no es tan popular, por lo que tampoco es compatible con muchos sistemas.

¿Cuál te conviene usar?

Después de haber revisado los principales formatos de ambas categorías y sus características, concluimos que el tipo de archivo por usar dependerá de los hábitos y gustos del usuario. En general, MP3 y AAC son ampliamente recomendados, debido a que son compatibles con la mayoría de los reproductores y la calidad de ambos llega a ser bastante buena si se codifica con un bitrate lo suficientemente alto (192 Kbps en adelante). Si tus exigencias en calidad de audio no son las más altas, cualquiera de estos 2 formatos es ideal gracias al poco espacio que ocupan.

Almacenar tu colección de música en FLAC requerirá muchos GB de almacenamiento
Almacenar tu colección de música en FLAC requerirá muchos GB de almacenamiento

Sin embargo, almacenar música para la posteridad en MP3 o AAC quizá no sea la mejor idea, ya que convertir de un formato con pérdidas a otro con pérdidas producirá archivos con mucho menor calidad. Por otro lado, FLAC es el mejor para conservar la música para el futuro, debido a que mantendrá intacta la calidad y permitirá convertir a otros formatos en el futuro, además de que ocupa menos espacio que WAV o AIFF.

También podría interesarte: Cuidado Spotify, Jay-Z lanzó Tidal

Si tu interés es adentrarte en el mundo de la audiofilia, sin duda los formatos sin pérdidas son la opción. Así pues, es necesario considerar que para notar la diferencia entre un archivo MP3 de alta calidad y uno FLAC, deberás contar con audífonos o bocinas de alta fidelidad y tener un oído entrenado. Por supuesto que el tema del almacenamiento también es importante, la cantidad de gigabytes o terabytes que necesitarás para guardar toda tu música dependerá del tamaño de tu colección.

En conclusión, el formato que pretendas usar dependerá de tus exigencias musicales, tanto en cantidad de música como en su calidad. Simplemente debes recordar que los factores importantes son la compatibilidad y evitar convertir entre 2 formatos con pérdida y, sobre todo, disfrutar la música de la manera que más te guste.

Deja tu comentario

Nuevo

  • Nuevo

  • Trending

  • Lo Mejor

Subir