Airbnb ofrece vacaciones de terror en Madrid

Una host (con una sopresa entre las piernas) abusó sexualmente de un joven viajero

Las vacaciones están hechas para descansar, divertirse y viajar, entre otras cosas, y para ello existen apps que ofrecen servicios de alojamiento en diversas partes del mundo a precios bajos y con buenas instalaciones. El servicio Airbnb, creado en 2008, tiene ese fin, pues ofrece al usuario la seguridad de que durante su estancia todo saldrá bien y que el host del lugar es 100% confiable. Lo lamentable es que para Jacob López no fue así.

El turista estadounidense Jacob López de 19 años, usó la plataforma Airbnb como cualquier persona: buscó un lugar céntrico a un precio bajo y con un host confiable (hasta ese momento). El joven partió de Massachusetts para llegar a Madrid, donde ubicó a su host en el metro y ella lo llevó a su casa, donde todo parecía normal. Al cruzar la puerta todo cambió, su casera transexual lo encerró en el cuarto, le quitó la llave, lo amenazó durante horas y al final abusó sexualmente de él.

Al más puro estilo <em>Misery</em> —libro de Stephen King— la anfitriona lo tuvo como su prisionero y esclavo sexual todo un fin de semana.
Al más puro estilo Misery —libro de Stephen King— la anfitriona lo tuvo como su prisionero y esclavo sexual todo un fin de semana.

La anfitriona hacía sonar cuchillos en la cocina para amedrentarlo y luego abusar de él quitándole los pantalones. Jacob López declaró que estaba a punto de cometer el asesinato de su captora, pero no pudo hacerlo. Finalmente, logró librarse de ella al decir que lo esperaban unos amigos y si no llegaba, llamarían a la policía, ya que sabían su ubicación. La mujer —transexual— finalmente lo dejó ir.

Durante ese tiempo el joven estadounidense mandaba mensajes a su madre sobre la situación. Ella se puso en contacto con Airbnb, pero nunca le dieron la ayuda necesaria ni la ubicación de la casa donde se encontraba su hijo. Jacob López después de su travesía de terror volvió con su madre y ahora asiste a terapias por lo sucedido.

La policía contactó a la mujer en Madrid y dio a conocer que todo fue consentido y que el viajero estadounidense es transfóbico (miedo a los transexuales). Gracias a este caso que sucedió en julio, Airbnb cambió sus políticas y regulaciones de seguridad. El caso sigue abierto en Madrid en espera de una resolución.

No te pierdas la siguiente dramatización de lo sucedido (advertencia: puede causar risa, pero lo que pasó no fue chistoso).

¿Te arriesgarías a usar Airbnb después de esta historia?

Deja tu comentario

Nuevo

  • Nuevo

  • Trending

  • Lo Mejor

Subir