Ciencia

Científicos crean batería que funciona a base de dióxido de carbono

Sin embargo, aún es muy pronto para pensar en producción a gran escala

La generación incontrolable de dióxido de carbono por parte de los humanos es la gran culpable del cambio climático exagerado que ahora estamos sufriendo. A pesar de que se pensaba que nada bueno podría salir de esta situación, una vez más, la comunidad científica nos sorprendió.

Investigadores de la Penn State University en Estados Unidos, lograron fabricar una batería de flujo que básicamente funciona a base de dióxido de carbono. La pila trabaja disolviendo el peligroso gas con aire común, y debido a los diferentes niveles de pH entre las sustancias, se genera una reacción química que crea electricidad.

Lo interesante es que esta batería de flujo funciona de una manera similar a otras en el mercado. Se colocan estas 2 sustancias en compartimentos separados, y una ligera membrana permite apenas el flujo de iones entre ellas. A medida que se intercambian iones entre la solución de CO2 (más densa) y la solución de aire (más ligera), el voltaje de los electrodos de óxido de manganeso en los compartimentos cambia. Los electrones fluyen y así se genera la electricidad.

Lo interesante es que los científicos lograron repetir este proceso hasta 50 veces antes de que se empezara a notar desgaste en el rendimiento de la batería, lo que es una buena señal. Eso sí, el equipo confirmó que aún es muy pronto para pensar en ampliar su investigación; pero sin duda es un gran comienzo. Un futuro con baterías así permitiría reducir el uso de los combustibles fósiles, los cuales amenazan con acabar con el mundo como lo conocemos.

Deja tu comentario

Nuevo

  • Nuevo

  • Trending

  • Lo Mejor

Subir