Cultura Web

El final de Uber podría estar cerca - Parte 3

Hace un tiempo escribí un par de artículos en los que detallé los problemas más grandes que enfrenta Uber y, aunque su imposibilidad de hacer dinero sigue siendo la más apremiante, la compañía ha vivido unos meses de terror, sólo comparables con las semanas de mala publicidad que United Airlines ha tenido. En los artículos pasados tocamos varios puntos de importancia, como que Uber fue acusado de romper una huelga de taxistas, los conductores acusan a la empresa de explotación, hay una investigación por acoso sexual dentro de la empresa, la compañía no respeta las regulaciones legales, enfrenta una demanda por robo de tecnología y, lo más preocupante, la compañía opera con un déficit de miles de millones de dólares.

Uno pensaría que, con esa lista a cuestas, Uber trataría de mantenerse fuera de problemas o de comenzar a corregir algunos de los que ya tiene, sin embargo, tal parece que no puede evitar mantenerse bajo los reflectores. Originalmente, este artículo sólo tendría 2 partes, pero viendo la situación, lo seguiremos actualizando como sea pertinente.

Uber espiaba a los clientes de Apple aun cuando éstos borraban la aplicación

Básicamente, Uber descubrió la forma de localizar y seguir iPhones individuales, incluso cuando los usuarios ya habían borrado su aplicación y, sí, esta práctica está estrictamente prohibida por Apple. Uber trató de engañar a la empresa e hizo todo lo que estuvo en su poder para esconder esta práctica, sin embargo, fue descubierto y fue el mismo Tim Cook, CEO de Apple, quien mandó llamar a Kalanick, el CEO de Uber, para darle una gran lección. Básicamente, Cook le dijo a Kalanick que los habían descubierto y que, si Uber no dejaba de rastrear a sus usuarios inmediatamente, Apple retiraría la app de Uber de la App Store y bloquearía su uso en iOS.

Travis Kalanick con Tim Cook
Travis Kalanick con Tim Cook

Para una compañía cuyo modelo de negocio está basado en permitir que los usuarios usen su smartphone para solicitar su servicio, la advertencia de Cook es equiparable a una sentencia de muerte. Si Apple hubiera ejecutado la amenaza de Cook, Uber se hubiera quedado sin una buena parte de su base de usuarios. Y sí, la compañía dejó de rastrear a los usuarios de iPhone, sin embargo, esta es una perfecta muestra de que Uber está dispuesto a hacer lo que sea, sin miramientos ni preocupaciones éticas o morales.

Uber enfrenta una demanda por el suicidio de uno de sus ingenieros

El ambiente laboral en Uber sigue dando de qué hablar y, además de la investigación que hay por acoso sexual dentro de la compañía, también ha habido reportes de que Uber promueve un ambiente laboral agresivo, cargado de conductas hostiles y sexistas dentro de la compañía está bajo investigación, tanto así, que Uber contrató a un profesor de la Harvard Business School para tratar de mejorar su cultura laboral. Desafortunadamente, para Joseph Thomas, uno de sus ingenieros, cualquier cambio llegará demasiado tarde.

La familia de Joseph Thomas
La familia de Joseph Thomas

Aparentemente, el ambiente laboral era tan tóxico, cargado de racismo y con un nivel de estrés tan grande, que Joseph no aguantó más y se quitó la vida. La viuda, Zecole Thomas, está demandando actualmente a Uber por haber minado la salud mental de su esposo con sus malas prácticas laborales y está buscando que la compañía pague una compensación laboral, sin embargo, Uber se ha negado a hacerlo. A fin de cuentas, lo preocupante es que la cultura laboral de trabajo en Uber es tan agresiva que podría estar dañando la salud mental de sus trabajadores. Hasta el momento, la compañía no ha respondido a las demandas de la viuda ni a sus acusaciones sobre su cultura laboral.

Uber está haciendo movimientos sospechosos ante la demanda de Waymo

En el artículo pasado hablamos acerca de la demanda presentada por Waymo, la compañía de Alphabet que está enfocada en la creación de vehículos autónomos, el mismo tipo de vehículo del que depende el futuro de Uber. Según Waymo, Anthony Levandowski, uno de sus exempleados, robó más de 14,000 documentos secretos que detallaban procesos y tecnología vital para el desarrollo de sus vehículos autónomos. Levandowski fundó otra compañía, llamada Otto al abandonar su trabajo y ésta fue adquirida por Uber poco tiempo después.

Anthony Levandowski, antes de que Uber adquiriera Otto
Anthony Levandowski, antes de que Uber adquiriera Otto

Según Waymo, Uber utilizó la información robada para avanzar su propio proyecto de automóviles que se manejan solos, ahorrándose años de investigación propia. Uber rechazó las acusaciones y aseguró que la tecnología que utiliza fue desarrollada desde cero. Waymo ha mantenido su acusación y ha detallado que la tecnología LiDAR de Uber es una copia de la suya. Ante estas acusaciones, Levandowski acaba de abandonar su puesto como encargado del proyecto de vehículos autónomos y aseguró que dejará de participar en el desarrollo de la tecnología LiDAR de Uber, sin embargo, si Waymo tiene razón, el daño ya está hecho. Lo más extraño de todo es que Levandowski continuará en Uber, ya que seguirá trabajando en el desarrollo de estos vehículo en Uber, a diferencia de otros de los ejecutivos que sí han abandonado la compañía por completo recientemente.

Directivos clave siguen abandonando a Kalanick

Y sí, aunque Anthony Levandowski no ha dejado la compañía, otros ejecutivos clave si lo han hecho, comenzando por Jeff Jones, presidente de la compañía, quien renunció alegando que había fuertes diferencias entre su filosofía de trabajo y las creencias y formas de ejecutar el liderazgo de la empresa mostradas por Travis Kalanick. Posteriormente, Rachel Whetstone, directora de comunicaciones de Uber, renunció a su cargo. Fuentes cercanas a Uber aseguraron que la directiva se fue después de haberse enfrentado con Kalanick en relación con la mala publicidad experimentada por la empresa ante las acusaciones de acoso sexual y el impacto negativo que esto había tenido con los inversionistas.

Rachel Whetstone abandonó Uber tras el escándalo de acoso sexual
Rachel Whetstone abandonó Uber tras el escándalo de acoso sexual

Y, por si esto fuera poco, hace un par de semanas, Sherif Marakby, quien ocupaba el puesto de vicepresidente de los programas globales de vehículos y principal impulsor del programa de vehículos autónomos de Uber, anunció su renuncia, aparentemente con relación directa a la demanda del robo de tecnología de Waymo y la mala publicidad asociada con este asunto.

Conductores de Lyft están demandando a Uber por violación a su privacidad

Otra de las graves revelaciones que se han hecho actualmente fue la de que Uber utilizaba una app, conocida como Hell, para rastrear la ubicación de los conductores de la competencia y, una vez que los tenía en su sistema, podría registrar información y analizarla para descubrir sus hábitos y costumbres, lo que a su vez le permitía saber cuáles de estos también manejaban para Uber. Una vez hecho esto, la compañía bombardeaba a los conductores con ofertas y promociones para tratar de convencerlos de dejar Lyft y enfocarse en manejar solo para ellos.

Actualmente existe una demanda colectiva por parte de conductores y exconductores de Lyft, alegando que las prácticas de Uber violaron su privacidad y que la empresa utilizó información confidencial con fines de lucro ilícitos. Uber no se ha pronunciado aún en este caso, pero todo parece indicar que rastrear y espiar a la gente es algo que a Uber le gusta hacer y que, como se ha visto en casos anteriores, trata de hacer por cualquier medio posible.

Travis Kalanick sigue traicionando a Uber

Y si bien, ninguno de estos puntos que acabamos de exponer se acerca en importancia ni en gravedad a los problemas centrales de la compañía, que involucran su falta de capacidad para ganar dinero y el hecho de que Uber tiene que subsidiar cerca de 60% del costo de cada viaje. Sin embargo, un detalle interesante en todo esto es que, gran parte del resto de los problemas de percepción y de políticas de Uber pueden ser rastreadas hasta una sola fuente: Travis Kalanick.

La discusión de Kalanick con el conductor de Uber
La discusión de Kalanick con el conductor de Uber

Kalanick es una persona que ha demostrado tener un extraño sentido del liderazgo y es conocido ya por tomar decisiones impulsivas y poco estudiadas. De hecho, una gran revelación de su carácter tuvo que ver con un hecho reciente, cuando un conductor de Uber grabó una conversación que tuvo con Kalanick, mientras este viajaba a bordo de su vehículo, después de haber pedido un viaje en Uber desde su smartphone. En el video, el conductor expresó algunos de los puntos que el resto de sus compañeros han tratado de discutir con la compañía, principalmente el relacionado con la disminución de las tarifas y el aumento en la tajada que Uber se queda de cada viaje. Kalanick perdió los estribos y el gritó al conductor, justo antes de bajar del auto y azotar la puerta.

El video se hizo viral y el CEO tuvo que disculparse, alegando que el problema de actitud mostrado en el video era un reflejo de si mismo, no de Uber, sin embargo, no hay como negar que para el conductor no existe manera de separar una cosa de otra. Y, aparentemente, Kalanick tomó medidas para asegurarse de que algo como esto no vuelva a pasarle: el CEO de Uber dejó de utilizar su servicio y contrató un servicio de chofer privado. Ese es el mensaje enviado por Kalanick a sus empleados, para evitar problemas de discurso y relación uno a uno, me voy con la competencia, a utilizar un servicio alterno en lugar de ajustar su comportamiento. Es un punto interesante.

Por el momento Uber continúa operando con normalidad y parece seguir apostando con todo a las tecnologías del futuro, particularmente a las que le ayudarán a eliminar a todos los conductores que dependen de su plataforma y que han sido la piedra angular sobre la que Uber ha cimentado su crecimiento. En su último reporte financiero, Uber declaró haber recibido ingresos que ascienden a $20 mil MDD, de los cuales pagó cerca de $13.5 mil MDD a sus conductores en todo el mundo. Los $6.5 mil MDD restantes fueron utilizados en pagar los gastos operativos de la empresa que, a lo largo de todo 2016, ascendieron a $9.3 mil MDD, lo que significa que Uber perdió $2.8 mil MDD en 2016. Las matemáticas no mienten y la empresa necesita eliminar el gasto más grande que tiene, que, como acabamos de ver son sus conductores. Sin embargo, la demanda de Waymo, que amenaza con estrangular su proyecto de conducción autónoma mientras este todavía se encuentra en proceso, es el enemigo más grande que enfrenta Uber.

Si te interesa saber más al respecto te invitamos a leer la primera y segunda parte de este artículo.

Deja tu comentario

Nuevo

  • Nuevo

  • Trending

  • Lo Mejor

Subir