Artículos

¿Qué son las empresas start-up y por qué debemos intentar crear una?

Su importancia en el mundo actual va más allá del ámbito económico

El término start-up está presente en nuestro vocabulario cotidiano. En Internet, es imposible no leer sobre ellas y escuchar que hay una nueva cada día. Pero, ¿qué es una star-up? ¿Cómo se forma? Una start-up es un negocio en etapa inicial que se distingue por 3 características centrales:

  • Tiene un alto potencial de riesgo para quien invierte, pero un alto margen de ganancia.
  • Su crecimiento es rápido (a veces, exponencial).
  • Está asociada con la innovación tecnológica, en específico, con el mercado de aplicaciones móviles con la web o.

Esto significa que, para tener una start-up, debo ser más que un emprendedor. Si decido abrir una tienda de herramientas en la esquina, habré creado un negocio propio, pero no una start-up. Sin embargo, si llevo la idea un poco más lejos e implemento una aplicación móvil que permita comprar las mismas herramientas, pero por medio del teléfono celular y con entrega a domicilio, entonces sí podría tratarse de una.

Todos podemos tener una buena idea, el desafío es ejecutarla bien y hacerla producir
Todos podemos tener una buena idea, el desafío es ejecutarla bien y hacerla producir

¿De dónde surgen estas empresas? Prácticamente de cualquier sitio, aunque en los últimos años se han organizado eventos cuyo objetivo es impulsar este tipo de iniciativas. Uno de los más famosos es Startup Weekend, un programa descentralizado que se lleva a cabo en diferentes ciudades del mundo. En él, los participantes tienen un fin de semana para elaborar el esbozo (y en algunos casos, un poco más) de su start-up.

Una vez que se tiene la idea (o el producto), es necesario buscar inversionistas. Aquí entran numerosos actores, principalmente, los inversionistas ángeles o las firmas de capital de riesgo. Los inversionistas ángeles se dedican a inyectar dinero al proyecto a cambio de una participación accionaria (en mucho casos, por encima de 50%). Por su parte, las entidades de capital de riesgo financian mediante un modelo de participación temporal, es decir, otorgan capital para que retorne beneficios en un lapso determinado. Ambos inversionistas suelen llegar por medio de rondas de financiamiento: reuniones en las que los interesados dan a conocer sus opciones.

El financiamiento es el filtro natural de las start-ups. Concebir y ejecutar un producto es fácil si se compara con monetizar el servicio. Es sorprendente la cantidad de empresas de tecnología que sobrevive únicamente de las rondas de inversión. Tumblr, hasta antes de ser adquirida por Yahoo!, se mantenía por ese modelo. La realidad es que, a pesar de que las start-ups suelen apuntar a un nicho de mercado poco explotado, la competencia para sobrevivir es feroz.

Twitter es un gran ejemplo de la monetización a largo plazo en las start-ups, pues pasó mucho tiempo para que comenzara a redituarle dinero a los inversionistas
Twitter es un gran ejemplo de la monetización a largo plazo en las start-ups, pues pasó mucho tiempo para que comenzara a redituarle dinero a los inversionistas

Una vez que la start-up consigue un crecimiento sostenido, se convierte en una empresa como tal. El término start-up sirve para designar a los negocios en la fase de viabilidad. Una vez que supera los obstáculos iniciales, como tener más de 2 años de funcionamiento o que la estructura deja de depender de los fundadores, se convierte en una nueva compañía. Si, en su defecto, es adquirida o fusionada con otras empresas, sólo deja una buena cantidad de billetes en las carteras de sus fundadores.

Las start-ups son importantes no sólo porque representan un foco de innovación, sino porque promueven el emprendimiento y el crecimiento económico. Son una fuente de nuevas ideas, productos y servicios que nos hacen más fácil (o entretenida) la vida. Dice la sabiduría popular que no podemos morir sin antes plantar un árbol, escribir un libro o tener un hijo. En estos días, yo aumentaría como obligación moral fundar una start-up (o al menos, intentarlo). Después de todo, muchas de las grandes empresas de tecnología actuales iniciaron como una pequeña y loca idea.

Deja tu comentario

Comentarios (0)

  • Ordenar por

  • Votos

  • Fecha